Ser uno mismo, el recurso más ambiguo

Todos hemos recibido en alguna ocasión esa indicación de que “ser uno mismo es el mejor remedio ante la duda”. Muchos no alcanzan a comprender la verdad que se encierra tras esa sencilla afirmación… Y por el hecho de ser el mas común de los consejos lo pasan por alto.

Hoy me apetecía hablar conmigo mismo y con vosotros acerca de ello, trasladar las conclusiones de uno de mis diálogos internos que fue exteriorizado durante el pasado curso en Murcia. Entre otros temas, el dialogo pasó por la reciprocidad y la implicación para germinar una semilla.


Que no es otra que la semilla del autoconocimiento y la autoaceptación. Centrando el foco de nuestra atención en nosotros mismos encontramos en nuestro comportamiento y actitudes aquello que nos funciona y nos falla… Y a su vez, lo que nos define.

Ya hace tiempo de la entrada donde, citando a Ortega y Gasset dije que “yo soy yo mismo y mi circunstancia”. Y eso es lo que, suene raro o no… Significa todo esto.

Te diré por qué. No es lo mismo que te digan “sé tu mismo” a que te expliquen que ser tú mismo implica que te conozcas, que sepas más cosas sobre tus emociones, tus pensamientos, tu forma de ser y sobre tu persona en general. Capacidades, habilidades, personalidad, tal y cual y pascual.

Y más aún, no sólo que lo conozcas; sino que lo uses.

En vez de aparentar cualquier otra cosa. Usar lo que ya tienes, y aprender a usarlo bien.

Nadie en el mundo puede ser exactamente como tú (aunque sea infinitamente parecido a ti), no puede vivir la vida exactamente como lo haces, pensar y sentir como lo haces y en definitiva; no hay ser viviente capaz de experimentar la realidad tal como tú lo haces. En este sentido, cada persona es única a pesar de las semejanzas.

Si son todas esas percepciones (el modo de interpretar los estímulos que recibes, procesarlos y representarlos) las que acaban influyendo en tu forma de hacer las cosas… Esa forma de actuar y gobernar tu propia vida, así como de resolver las situaciones; es lo que te define.

Si tu actitud ante la vida fuese esquiva, desconfiada y temerosa… Es muy probable que actúes con recelo y exceso de cautela, generando desconfianza o intranquilidad y tensión a tu alrededor. Por el contrario, una persona en exceso abierta y con un tipo de confianza “de gatillo fácil” -tiende a tomarse las confianzas cuanto antes mejor- puede causar ese mismo tipo de reacción incómoda y tensa sin actuar como el primer ejemplo. Y eso que son comportamientos totalmente contrarios.

La línea que separa lo que supone y deriva de ser uno mismo entre aspectos buenos y malos, hace estas distinciones bajo mi criterio:

  • Cosas Buenas: Hay muchísima mayor familiaridad con uno mismo y una expresión genuina de la propia realidad personal. Esto hará que si vemos desde el punto de vista de “estarnos vendiendo”, haya unas raíces firmemente asentadas que se puedan traducir en congruencia, confianza, seguridad y disciplina… Y otras cosas que es bonito que se descubran individualmente.
  • Cosas Malas: No siempre se dispone del criterio adecuado para diferenciar entre las opciones a tener en cuenta para expresar tu verdad y tu identidad al mundo. Por otro lado siempre hay un miedo latente a que la gente rechace tu autentico ser; y el miedo como tal genera varias “salvaguardas”: colchones y burbujas de mediocridad y conformismo. Es sencillo que las personas con problemas de autoconocimiento pierdan la paciencia y el rumbo intentando esto.

~~õ~~

De cualquier manera, a modo de ciertas conclusiones que he sido capaz de extraer de mi propia experiencia con el tema… Debo decir que no es algo exclusivo pero no se debe tomar a la ligera tampoco. Hay quien habla ya de “ser tu propia marca y desarrollar tu propia identidad, propósito, misión, visión y valores”. A todo ello, yo le añado el matiz del esoterismo y la filosofía… Y otras cosas, cada vez irá creciendo más.

¡Abrazos!

Kheldar

6 comentarios en “Ser uno mismo, el recurso más ambiguo

  1. Muchas veces he escuchado el topicazo de “lo único que tienes que hacer es ser tu mismo” y es una frase trivial que no me dice nada. Y es que no creo que exista alguien capaz de no ser él mismo. Esto es porque hasta cuando uno finge, está demostrando una cualidad de sí mismo (por ejemplo; falsedad, deshonestidad). Otro ejemplo; cuando no consigues estar relajado y sin miedo ante una chica, no quiere decir que dejes de ser tu mismo, quiere decir que eres tímido o vergonzoso, partes a fin de cuentas de tu propia personalidad.

    Desde mi punto de vista la clave no está en “ser uno mismo”, La clave está en dar lo mejor que puedas ofrecer y un poquito más. Para ello tendrás que pasear tu cara tímida delante de la chica hasta estar más relajado y confiado, siendo honesto sobre tu vida y no falsear la imagen con la que te sientes cómodo. En definitiva “ser mejor persona superando tus miedos” ya que el miedo es la fuerza más limitadora que pueda existir.

    Si me preguntaran, algún consejo para X situación: mi respuesta no sería “Ve y sé tu mismo” sino “Ve, supera tus miedos y serás mejor persona”

    • Bajo criterio personal, amigo mío… Sólo hay dos ocasiones en las que algo no te dice nada, y esas dos son las palabras vacías (carentes de esencia) o las historias conocidas.

      Como tú mismo señalas, hasta los miedos forman parte de uno mismo. Por eso mismo siempre recomiendo no extirparlos, sino hacerse con ellos. Hacerse cargo, entenderlos, tomar consciencia. Ya hemos hablado en otro lugar de que los miedos no dejan de ser una parte del sistema límbico que hace que tu energía psíquica enfoque su atención en algo, y provocan que uno actúe sea para lo que sea… Pero que actúe. También dejé constancia de que, desde el punto de vista biológico y desde el psicológico, por una vez se hallan de acuerdo en algo: el miedo es deseable y necesario, siempre que no te domine y te impida llevar una vida con normalidad.

      Si me pidieran consejo a mí, yo me limitaría a devolver la pregunta como respuesta. “Si se te concede la libertad para actuar libre de miedos y trabas… ¿Qué harías tú en esa situación?”

      Un abrazo y gracias por tu compañía, ya sabes que eres bienvenido cuando quieras.

      • Gracias a ti por el excelente blog 😉

        Bueno… al grano. Quizás me expresé mal. Voy a utilizar una analogía para que se me entienda:

        ‘Es como el atleta de la modalidad de obstáculo. Quizás la primera vez que saltó el primer obstáculo no lo pudo saltar, se cayó una y otra vez pero no desistió y se levantó. Por cada vuelta que haga su habilidad para sortearlos será mayor. Llegará un momento que no le suponga ningún problema saltarlos pero eso no quiere decir que el obstáculo no esté ahí’.

        Es cierto que el miedo en su época nos pudo ayudar para no ser devorados por un león pero hoy en día tenemos algo mejor que nos permite evaluar las situaciones en función de las circunstancias, el cerebro racional o Neocórtex. Es cierto que el sistema límbico inevitablemente nos da señales de peligro de forma instantánea y nos permite reaccionar rápidamente ante situaciones extremas. Pero en la sociedad moderna el miedo no es tan útil como antaño. Quiero decir, a mi no me hace falta el miedo para saber que si me acerco a un león corro el riesgo de ser un festín, aunque fuera en todo caso un miedo entendible. Pero una chica no es un león, no te va a comer y si lo hace es que has hecho las cosas relativamente bien xD.

        ¿Hay que eliminar el miedo? Pues no. No porque sea desaconsejable, si no porque salvo cirugía o accidente es imposible, al miedo no se le elimina, se le supera. Además hay que añadir que aún no estamos suficiente evolucionados para evaluar bien muchas situaciones. Para que me entiendas si no me he explicado bien, el miedo es útil cuando no tenemos una herramienta mejor para una situación (entiéndase herramienta aquí como una idea, un pensamiento o una observación). Si yo no sé que los leones me pueden devorar si me acerco a ellos y me enseñan los dientes, mejor tener el sentimiento de miedo. En cambio, si lo sabes, ¿para qué sirve?.

        • Hola de nuevo!

          También yo he caído en dejar un poquito abierta y no concretar especialmente mi respuesta. Me refería por supuesto no a la necesidad como tal del miedo en sí, sino de aquellos estímulos que producen una respuesta que centre toda nuestra atención en aquello que estamos viviendo en ese mismo instante. Esa era la función original del miedo, al actuar sobre la amígdala que regula… Bueno, de todo. Desde el hambre hasta el apetito sexual, pasando por las respuestas violentas o las de huida. =P

          Intentemos utilizar todo lo que nos ha sido concedido, lo mejor posible. Indistintamente la amígdala y el neocórtex están ahí, cada cual tiene sus funciones y ambos inciden en la memoria… x)

          Por otro lado, me gustaría hablar con esos famosos criadores de leones. El otro día pude ver y leer acerca de una persona que vive entre leones y es aceptado como uno más de la manada. Incluso juega con los cachorros. Creo recordar algo, la afirmación de que un león constantemente tantea en busca de señales de miedo y flaqueza para ver si pierdes la tranquilidad… Pero no afirmaré nada en rotundo.

          Abrazos!

    • Y.S yo no creo que lo dices sea así del todo.

      Mira si yo por ejemplo soy vergonzoso y soy una persona insegura que hace las cosas por lo que piensen los demás y sigo actuando así, pues claro que seré yo mismo, seré ese yo mismo vergonzoso e inseguro, y si ami me parece que lo estoy haciendo bien lo seré además de verdad, pero si por dentro estas ardiendo en deseos de decir o hacer otra cosa por mucho que digamos que somos así, es tan solo una imagen de ti, no es todo lo que verdaderamente se puede y se quiere ser. Por eso creo que siempre se le dice a la gente ” se tu mismo”.

      Hasta hace poco es algo que no entendía pero yo creo que cuando eres tú mismo es cuando empiezas a conocerte mejor y es cuando realmente haces lo que quieres hacer en la vida y no te privas de tus deseos por miedos e inseguridades.

      Hay mucha gente que actúa así y cuando le dicen se tu mismo no lo entienden, y piensan como ser yo mismo, una persona es ella misma cuando entiende que es única, cuando hace lo quiere sin seguir a las masas, al colega al que se quiere parecer o al vecino de enfrente que tiene una novia que te pone.
      En fin cuando primero te preguntas que quiero para mí ahora, mañana o para el resto de mi vida, y lo haces porque es parte de ti.

      Espero haberme explicado bien porque es algo que todavía estoy entendiendo y descubriendo en mí mismo.

¡Comentar es sexy! No temas compartir tu punto de vista; nos encantará leerte. =)