Categorías
Los 10 errores relacionales más peligrosos

Cuarto error: Las personas cambian SOLAS, es ley de vida

Esto va a ser corto, es comprensible y ligerito, pero un palazo en los dientes.

El problema viene cuando quieres cambiar a una persona por simple capricho, por seguir la convención social, por adaptarle a unos gustos, preferencias e ideas de lo que se supone que «tendría que ser tu pareja«.

La propia vida se encarga de hacer que las personas cambien. Ahora bien, no sería la primera vez que ocurre que una persona trata de cambiar a su pareja para amoldarla a su gusto y lo dejan porque «ya no eres de quien yo me había enamorado«.

Todavía peor cuando se van con una persona que es lo que era antes la persona a la que se ha cambiado. Viva la hipocresía, querida gente.

Y seamos realistas, hay cosas que no se pueden cambiar, por mal que te sienten. Traga o escupe, no hay otra salida. A tomar por culo la tontería de cambiar a las personas.

Al fin y al cabo, ¿de qué cojones te sirve echarte una pareja si luego no estás conforme con la persona que has escogido y sólo tratas de cambiarla?

Por Sergio Melich

Pedagogo por la Universidad Complutense de Madrid. Comunicador y mentor por vocación. Experto en Comunidades Virtuales. Autor de las webs La Vida es Fluir (mi blog) y Comunidad Fluyendo.

Aventurero y Heartist (una persona comprometida a vivir, crear y obrar con cabeza, corazón y conciencia). Escribo sobre el Buen Vivir: autoaprendizaje, estilo de vida, habilidades sociales, relaciones y más. Apoya mis proyectos: https://www.patreon.com/lavidaesfluir

Una respuesta a «Cuarto error: Las personas cambian SOLAS, es ley de vida»

¡Comentar es sexy! Deja tu aporte. =)