Para hoy sábado os dejo con una más de las conversaciones que mantenemos por medios privados algunas personas. Hoy le toca el turno al compañero Antonio, y por tema tenemos una curiosísima lección que él mismo ha sabido brindar sin mayores esfuerzos.

Es relativamente sencillo llegar a ciertas conclusiones, si bien es cierto que lo que no resulta tan sencillo es atenerse a las mismas.

Algunas de las personas que conozco estudian magisterio, o han hecho de las suyas para poder ejercer como profesores… Y de ellos se pueden aprender muchas cosas acerca de un elemento indispensable: curiosidad.

Como le digo más adelante a nuestro amigo Antonio, nos están educando de tal manera que; o bien se practica una autogestión efectiva, o gran parte de nuestra curiosidad (si no toda) acaba muerta o embalada con los trastos en el garaje. Y con ella, toda la gama de emociones, sensaciones y actitudes que más nos benefician; tales como la suspicacia, la ilusión, la sorpresa, la novedad, la sensación de hacer diferente algo… Entre otras cosas.

De paso, tras perder el contacto con todo ello, también muere nuestra capacidad para continuar aprendiendo.

La curiosidad mató al gato... ¿Se moriría contento?
La curiosidad mató al gato… ¿Se moriría contento?

 

Así pues, os dejo con la charla que os dirá más que esta disertación.

мя.KнэłDaя*»           Why can’t I turn off the radio?     dice:

*yeheeeeeeeeeee

Antonio dice:

*Jejeje, la cosa va Sergio. Pensaba que era imposible, pero… Voy a recopliar los post de armas secretas y profundizar.

мя.KнэłDaя*»           Why can’t I turn off the radio?     dice:

*Ya te dije que imposible es una palabra con sobreuso.

Antonio dice:

*Supongo que el éxito lleva a tener más exito. De todas formas, estoy en fase 1 todavía. Momento de aprender aún más.

мя.KнэłDaя*»           Why can’t I turn off the radio?     dice:

*La historia es aprender sin dejar de avanzar.

Antonio dice:

*La cosa es que cuando te cierran las puertas es díficil avanzar. Eso me pasaba a mi; me las cerraban y me las cerraba yo mismo.

мя.KнэłDaя*»           Why can’t I turn off the radio?     dice:

*Y de esas dos cosas la mas preocupante es que te las cierres tú…

Antonio dice:

*Sí, pero en cierto modo es lógico. Es como el elefante al que han tenido atado de pequeño con una pequeña cuerda. Cuando crece y tiene fuerza para liberarse, no cree que sea posible.

мя.KнэłDaя*»           Why can’t I turn off the radio?     dice:

*Si, si, es una historia bien bonita; pero en esto prefiero ser como un gato. Explora sus alrededores, se pone sus propios limites, se guia por su curiosidad e instinto. Y cuando no, como un perro: te acercas, lo olfateas, y si no se puede comer o jugar con ello; una meada y a otra cosa.

Antonio dice:

*Está claro que hay que ponerse metas, e intentar superarlas, aun fallando. Me vino muy bien (indirectamente) un libro que leí de Dale Carnegie sobre oratoria. Indirectamente te enseña a enfrentarte a tus miedos.

мя.KнэłDaя*»           Why can’t I turn off the radio?     dice:

*Acaba de recordarme el señor Antonio que escribi hace poco sobre el tema miedos.

Antonio dice:

*Si, lo leí.

мя.KнэłDaя*»           Why can’t I turn off the radio?     dice:

*¿Y la del martes también la has leido, por cierto? Es una de mis más íntimas entradas. (Una clara referencia a la entrada Pienso, Siento, Recuerdo… del martes pasado)

Antonio dice:

*Claro, y me gustó mucho, pero a veces son temas tan avanzados que no queda sino quedarse callado y observar, y releer hasta interiorizar todo.

мя.KнэłDaя*»           Why can’t I turn off the radio?     dice:

*¡Noooo chico no! ¡En estos temas hay que intentar expresar lo que uno siente y entiende! ¿Si no lo afirmas, cómo sabes que lo has calado?

Antonio dice:

*¡Buena pregunta!

мя.KнэłDaя*»           Why can’t I turn off the radio?     dice:

*Esto es como lo que hacían de pequeños con nosotros.

Antonio dice:

*Mmm, me gusta.

мя.KнэłDaя*»           Why can’t I turn off the radio?     dice:

*¿Para qué nos hacían decir la lección en voz alta?

Antonio dice:

*Ok, voy a practicar eso. Quizás empiece con los post más antiguos de armas secretas.

мя.KнэłDaя*»           Why can’t I turn off the radio?     dice:

*Aunque sea por escrito, en un diario que nadie lea, escribir nuestros pensamientos y sentimientos nos pone en contacto con nuestro mundo interior. Porque tratamos de expresar lo que llevamos dentro. Y puede que no sean las palabras más bonitas, cultas y grandilocuentes; puede que no sea la mejor oratoria, grafía… Puede que ni siquiera hilemos bien los párrafos.

Antonio dice:

*Es cierto, voy a hacerte caso. Seguramente incrementará mi velocidad de aprendizaje un 200%. Supongo que he caído en una de las mayores trabas del hombre, su autocomplacencia.

мя.KнэłDaя*»           Why can’t I turn off the radio?     dice:

*Estamos educados de tal forma que o tú mismo la mantienes viva, o tu curiosidad acaba muerta. Así que no te preocupes demasiado por esto. Por cierto, ¿puedo trasladar esta conversacion como artículo del sábado?

Antonio dice:

*Perfecto, me gustará ver en qué acaba todo. Voy a comer, ¡¡hasta luego Sergio!! Abrazos.

~~~~~~~~

Bueno, señores y señoras… Esto es ni más ni menos que lo que le he venido diciendo a todo el que me ha preguntado o me ha dado opinión sobre este tema y otros en la misma línea.

A aprender se aprende aprendiendo, valga la redundancia. Pero, sobre todo, hace falta una curiosidad que alimentar, una ilusión que mantener…

Y el resto de las cosas que hemos mencionado hasta ahora, están bien explicadas y diseminadas en el blog.

Antonio alude a los escritos de la serie de armas secretas, que son un buen ejemplo… Pero por ejemplo, también están las series del Juego Fluido, los escritos sobre sensualidad y otras actitudes, y los de la categoría Poderosas Reflexiones, que de un tiempo a esta parte son los que más carga emocional tienen.

Os dejo con esas lecturas, y os deseo un muy feliz fin de semana desde Alemania.

Kheldar

PD: Muchas gracias por los comentarios y mensajes recibidos desde que vine aquí. He procurado responder a todos, pero si se me ha pasado alguno, por favor que me disculpe y me repita o reenvíe el mensaje. ¡Abrazos!

Por Sergio Melich

Pedagogo por la Universidad Complutense de Madrid. Comunicador y mentor por vocación. Experto en Comunidades Virtuales. Autor de las webs La Vida es Fluir (mi blog) y Comunidad Fluyendo.

Aventurero y Heartist (una persona comprometida a vivir, crear y obrar con cabeza, corazón y conciencia). Escribo sobre el Buen Vivir: autoaprendizaje, estilo de vida, habilidades sociales, relaciones y más. Apoya mis proyectos: https://www.patreon.com/lavidaesfluir

3 respuestas a «Y nuevamente, no lo cuento. Lo hago.»

Sergio, me encanta el título del post: «El camino del Éxito es saber vencer sin combatir, responder sin hablar, atraer sin llamar, y actuar sin agitarse». Quiero aprender más. orientame.

¡Comentar es sexy! Deja tu aporte. =)