Perspectivas de enfoque para afrontar el Cambio

Debido a lo que supone manejar los cambios en la vida, debo señalar y referenciar un par de detalles al respecto. Para ello, me voy a ayudar un poco con un interesante comentario que nos deja el compañero Sutil (Style) en una entrada anterior del blog.

No obstante, también añadiré mi propia respuesta a ese comentario y matizaremos un poco más lo que a perspectivas de cambio se refiere y cómo podemos afrontarlas con un mindset adecuado a la situación. Vamos allá; listo cuando vosotros lo estéis.

Primero, os dejo colocado el comentario del compañero:

—-

Saludos Kheldar, Javifornication, alberto y pepe!

Bravo! Cierto es javifornication. Yo tambien fui un fruscoblando, durante toda mi vida.
-Siempre puse a los demás primero, y por eso SIEMPRE pensé que no era correspondido
Cuando lo que realmente pasaba, es que miraba demasiado fuera y demasiado poco dentro. Sentía rabia y odio a veces. Y sentía que no me querían lo suficiente, cuando era yo el que no se quería. Es terrible cuando estas con gente maravillosa y no puedes disfrutar, porque no haces lo que quieres, no dices lo que piensas y no estas en contacto contigo mismo.
Ahora lo sé, y simplemente acepto que me encanto yo y me encantan los demás. Es la manera sana de entenderlo y de vivirlo.

-Existe un problema serio: el nunca ha estado en contacto consigo mismo lo tiene muy difícil para salir de ahí.

Os diré que para que el que disfrutado de sí mismo, no sabe lo que le gusta, porque está tan aplastado por su propia imposición de poner a los demás primero, que nunca probó el placer de la autosatisfacción. Y si, si para salir empiezas a hacer todo aquello que te hubiera encantado hacer, descalibras totalmente, puedes pasarte de arrogante, de sincero, de anticomplaciente (perdonen el término :) )…

Es inevitable, creo que hay que pasar por ahí, para luego ir a donde quieres estar. Ser radical para llegar a ser moderado:Para salir de una agujero de 2 metros tienes que dar un salto de 3 no de uno 1.5…

-Todo tu alrededor luchará porque tu no cambies.

Cuando has sido tan complaciente, cuando has dado tanto, has hecho sentir tan bien a la gente que no la mayoría no querrá tu mejor bien, porque dejarán de sentirse tan bien contigo ( que es como se relaciona todo el mundo con todo el mundo…), ya que tendrás que decir que no, que no te apetece o que te prefieres a ti
Además la gente cuando te encasilla, no quiere sacarte de ahí. Parece que les cuesta trabajo asumir que puedas cambiar, o que la gente cambie, o que no quieras ser el que eras. POrque les puedes confundir, por celos o por simple aprendizaje/estructura de pensamiento mental..

Para ello, fuck the world! :) Haz malabares y siempre alguien te odiará. Siempre habrá alguien al que no le gustes, pero si te gustas tú, te dará igual el mundo.

Puede parecer que intente hacer sombra a alguien o que quiera participar en la revista
,espero ser siempre bienvenido! Solo quiero compartir mis vivencias porque se lo jodidamente duro que es no entenderse a si mismo y que ademas nadie te comprenda ni pueda ayudarte. Pero nada mas excitante que conocerse así mismo :P

Cheers!

—-

A lo cual procede la siguiente respuesta por mi parte:

—-

Querido Sutil (Style),

Es un gusto volver a verte por aquí compartiendo una vez más tus opiniones y vivencias. Debo señalarte que serás bienvenido siempre y cuando demuestres la misma actitud de ilusión, acercamiento sin condicionantes, open mind y receptividad (me recuerdas a la metáfora de la receptividad del concepto del wu wei -acción sin acción-, comúnmente conocida como pu, un estado pasivo de receptividad, desde la simplicidad, el puro potencial, y la percepción sin prejuicios).

Encuentro en tí la actitud idónea para aquellos que deciden conocer más acerca del mundo pero de sí mismos los primeros: no emiten un juicio previo, no se condicionan de antemano; conocen, evalúan, se hacen preguntas poderosas, comparan y deciden en consecuencia.

Paso a señalar que en tu comentario hay un punto muy reseñable que debemos acotar, y además de aquí lo haré posteriormente en una entrada (con tu permiso, trasladaré el comentario a la misma).

Verás, hay algo que debe ser aceptado: cuando se acometen cambios en cualquier aspecto de tu vida personal, hay que conocer y aceptar que te expones a que dichos cambios no sean tolerados, agradables o aceptables para quienes te rodean. Se producen distanciamientos, a menudo debido a los nuevos hábitos y necesidades implementados para modificar beneficiosamente tu estilo de vida, y cómo sientan éstos en tu entorno proximal.

Hay personas -cercanas o no tan cercanas- que simplemente, no pueden seguir o tolerar esas nuevas pautas y quedan atrás en una acción pasiva… O las rechazan y deciden activamente mantenerse al márgen. Elemental, por otro lado.

Pasando a otro punto, señalaré también lo siguiente:

El artículo que nos ha cedido el compañero Javifornication, está muy bien como mensaje motivacional y muestra del primero de los procesos que llevan al cambio. No obstante, no concuerdo con la idea de definir a nadie en términos de la comunidad de la seducción, la cual se demuestra en la mayoría de las ocasiones netamente machista y más destructiva que constructiva (aunque también logre fomentar en otros el afán de autosuperación, autoconocimiento y mejora personal; los medios empleados -enfrentar a la gente a engaños, ideas falseadas y erradas, manipulaciones, comportamientos arrogantes y hostiles, falta de autocrítica y exacerbación del ego- no compensan los beneficios). Aún con esto mediante, dejo en manos de cada cual la decisión de qué pensar y sentir respecto de los contenidos y procederes de la misma.

Debido a esto, por mi parte prefiero evitar cualquier vinculación a este tipo de ideas. La forma en la que yo abordo estas situaciones es actuando de espejo: te permito verte a ti mismo, evaluarte, conocerte, descubrir sobre ti. Me limito a estar presente mientras manifiestas tu interior y te ayudo a revelar las partes del mismo que te pasen desapercibidas o se escabullen por los límites de la periferia de tu visión y comprensión. Esto no siempre resulta agradable para quien se vea reflejado…

Pero de otro modo, no estaría siendo ni real ni beneficioso. No puede cambiarse una vida al azar, no puede ahogarse a la persona que yace dentro intentando implementar estímulos y cambios desde el exterior que no tengan en cuenta para nada la persona REAL. “Nadie cambia si no siente la necesidad de hacerlo”, decía Henry Ford.

Un coach siempre trabaja de dentro, hacia fuera. Como si atravesara al coachee, y al hacerlo se trajera consigo lo mejor de todas sus cualidades, para que él pueda conocerlas y aprender a manifestarlas. Es, por tanto, motivador e impulsor, pero nunca es el agente de esos cambios: el agente debe ser el coachee, nunca nadie externo al mismo. De otro modo, se incurre en el mentoreo y otras disciplinas…

Que si bien no disienten demasiado con el término de lo que supone el coaching, hacen que la determinación de todos los procesos que se lleven a cabo para realizar el cambio dependan tan sólo del factor externo a quien desea cambiar. Cuestión esta que sí disiente con la función primordial del coaching: fomentar el propio desempeño del receptor.

Espero que esto quede claro para todo el que se pase a leerlo, y cómo no… Será trasladado junto con el comentario de Sutil, a una entrada del blog.

—-

Como puede verse, ha sido trasladado el comentario tanto de nuestro compañero, como el mío propio. Y con estas reflexiones termino de momento el escrito. Ya hablaremos más sobre perspectivas para afrontar el cambio. De momento, tomad esto como la sesión introductoria para allanar el camino.

Abrazos!

Kheldar

¡Comentar es sexy! No temas compartir tu punto de vista; nos encantará leerte. =)