Hoy tengo el placer de presentaros una colaboración de una reciente amistad que ya desde el comienzo resulta placentera e interesante.

Esta pequeña paranoia de la ausencia es la que mucha gente quiere pintar como «puentes temporales» y acaba convirtiendo en destrozos sin sentido.

Mi nueva amiga Binta nos habla de la ausencia.
Mi nueva amiga Binta nos habla de la ausencia.

Os presento a Binta y su escrito El Juego de la Ausencia. Disfrutadlo:

Hay muchas veces que no sabemos muy bien cómo actuar con nuestro chico.

Si nos vemos mucho, nosotras o ellos acabamos cansándonos de esa persona y, posiblemente, aumentan las peleas, los puntos de vista se distancian y la imaginación se repliega.

El juego de la ausencia no es un juego exactamente sino una actitud de vida: hay que dejar al otro su espacio vital, un poco de aire para que pueda desarrollarse como persona individual y luego lo podréis compartir.

Lo ideal es tener un equilibrio entre lo que estás presente y lo que estás ausente. Es cierto que hay personas que necesitan la presencia de su pareja más que otras y más horas del día que personas más independientes.

Las primeras no pueden ir solas a dar un paseo, al cine, a ver a su familia o amigos, siempre suelen ir acompañadas de su pareja. Los que son más independientes buscan momentos de intimidad con sus amigos y con su familia o simplemente estar solos y pensar. Son dos planteamientos diferentes, ninguno es mejor que el otro, pero el primero suele hacer que las relaciones entren en una espiral de dependencia que no tiene nada que ver con el amor ni el enamoramiento.

En otros tiempos las doncellas mandaban pruebas a sus amados para que les demostraran su valor e hicieran un esfuerzo por su amor, pero no sólo consistia en superar las duras pruebas que mandaban a sus amados sino en ver cómo la pasión aumentaba con la ausencia y la distancia.

Cuando nuestro chico se va a trabajar o de viaje por unos dias estamos deseando que vuelva y el reencuentro es maravilloso. Las ganas de verle se duplican y deseamos hacerle el amor de cualquier manera.

En definitiva, ausentarse un poco, ser independiente y dejar al otro que tenga sus propios planes es bueno para echar de menos a una persona, valorarla y saber cúanto la queremos.

Binta

Esto ha sido todo por hoy. Contaremos con más colaboraciones de Binta en lo sucesivo, para la sección Hablan las Mujeres en La Vida es Fluir.

Si conoces alguna chica que, como tú y como yo, quiera mejorar como persona y en el proceso ayudar a otras personas a mejorar sus relaciones… Háblale de esta iniciativa, e invítale a participar. 😉

Por Sergio Melich

Pedagogo por la Universidad Complutense de Madrid. Comunicador y mentor por vocación. Experto en Comunidades Virtuales. Autor de las webs La Vida es Fluir (mi blog) y Comunidad Fluyendo.

Aventurero y Heartist (una persona comprometida a vivir, crear y obrar con cabeza, corazón y conciencia). Escribo sobre el Buen Vivir: autoaprendizaje, estilo de vida, habilidades sociales, relaciones y más. Puedes contactarme por redes sociales y contarme tu caso. =)

4 respuestas a «El Juego de la Ausencia, por Binta»

El juego de la ausencia… ufff a mi me cuesta la vida separarme de mis parejas, soy muy acaparadora. xD me ha gustado… y eso de puente temporal?

Una especie de chorrada que cuenta desde el momento que te separas de una persona hasta el que volvéis a veros.
Mucha gente los usa con objeto de darse a desear y «demostrar que son un bien preciado y escaso», y cosas por el estilo.

El juego de la ausencia debe de hacerse desde la independencia personal, el tener tu tiempo para ti, para tu vida y aficiones y según tus circunstancias. No como instrumento (de forma artificial) sino porque realmente hayas encontrado actividades emociones y ocupaciones en tu vida que te hagan no tener una dependencia excesiva en las demas personas. Ojo, tampoco hay que ser un desarraigado. Todo en su justa medida, tiempo para nosotros y para nuestros seres queridos.

¡Comentar es sexy! Deja tu aporte. =)