Categorías
Seducción y Sexualidad TransformAcción Uncategorized

Seis cosas que te alejan de tener las relaciones que sueñas

Relaciones. Una de las cosas que más te preocupa a la hora de elaborar tu estilo de vida y cuidar de tus propósitos.

Lo sé bien, porque también es mi caso. Y cada día el de más gente, sobre todo a partir de los 13 años de edad. Aunque en realidad depende de cuándo despierte tu interés.

Una buena elección de pareja condiciona para bien tu vida, como todos sabemos. Prácticamente tanto como las malas relaciones le ponen freno a tus sueños y ambiciones, de hecho.

Así que hoy vamos a explorar juntos las seis cosas que te alejan de tener las relaciones que sueñas. Veremos qué es lo que nos está jodiendo y cómo podemos comenzar a resolverlo.

Un preámbulo sobre las relaciones y cómo las afrontamos hoy en día

Cuando formaba parte activa de la industria de seducción y citas para hombres, vi a un montón de ellos hablar de formalizar relaciones. Pero se les atendía de forma contraria a sus intereses.

De hecho, salvo un número cada vez más reducido cuanto más tiempo llevaban metidos en el tema; muchos de ellos tenían ese deseo, y eran voluntariamente pasados por alto.

Solamente un señor, de nombre Fabio Fusaro, hablaba sobre algo remotamente parecido a las relaciones. Su mensaje era «recuperar a tu ex o recuperarte de ella».

Los demás te hablaban sobre doblar tus citas y conquistar a más personas que nunca. Como máximo, algunos hablaban sobre una variante desvirtuada del poliamor que apodaron como «relaciones estables múltiples».

¡Efectivamente! Poquito se veía sobre relaciones…

Ni siquiera Zan Perrion, el aclamado y muchas veces laureado como exponente de lo natural, hablaba sobre relaciones. Aunque entra en sus planes a partir de ahora, especialmente dado que lleva más de tres años con su pareja… Que, por casualidades de la vida, también se llama Diana, como la mía.

Aprender a ligar cara a cara era una opción. La segunda, era jugar tus cartas por internet.

Las apps como Tinder tienen su origen en los primeros portales de citas. Fueron el recurso favorito de personas que preferían hacer de los contactos un juego de números; pero también lo son de personas que quieren ahorrarse un montón de preámbulos y van de frente, aunque sea tras la pantalla.

Por supuesto, también salieron consejeros que te enseñaban a aumentar tus probabilidades en los chats de la red. Más tarde pasaron a servicios especialmente populares basados en perfiles, como Plenty of Fish.

Poco a poco se fue haciendo caso de una parte de nuestras necesidades y demandas reales

Pero seguía sin tocarse el problema de fondo. Que no era conectar, ¡sino mantener las conexiones que se creaban!

Por cada persona que quería ligar hasta con los árboles, había cinco que querían entrar en una relación o mejorar la que ya tenían.

Es decir, en pocas y parcas palabras, que cobró fuerza esta idea (que además es una cita genial para tus redes sociales):

El mejor seductor es quien conquista a la misma persona cada día.

Finalmente, algunos empezamos a hablar entre 2011 y 2013 de modelos de relación no monógamos en estos círculos.

Y así fue como por fin abrimos la conversación sobre lo que nos impide tener las relaciones que soñamos

Tardamos bastante tiempo en llegar hasta ese punto, pero lo hicimos en el momento adecuado.

Gracias al camino que nos fueron abriendo determinados movimientos sociales; cada vez resulta menos vergonzoso querer ser mejor amante y afinar tu habilidad social y sexual.

Y si hubiéramos querido correr más que estos, pues no habría agarrado la siembra. Nos habrían malentendido, como en efecto pasó.

En algunos sitios se habló de cursos de machismo a 300 euros por cabeza. Cosa que también es parcialmente culpa de quien fue objeto de dichas acusaciones, por caer de pleno en una de las seis cuestiones que voy a mencionar a continuación.

Ojo al parche.

1) La sociedad de la (des)información

Al vivir en un mundo hiperconectado, nos hemos convertido en consumidores masivos de información.

Ahora, la calidad de la misma nos la suda. Es el volumen lo que nos preocupa más. Por eso, tendemos a consumir y reproducir sin criterio ni sentido algunas conductas y opiniones altamente antisociales. ¿Por qué motivos? Pues por la anécdota, la fama y las risas.

¿Te suena el «cara-anchoa»? Pues es un ejemplo leve.

Yo te podría hablar de Julien Blanc, un señor que tenía por costumbre practicar la asfixia erótica y presumir de ello en público.

Obviamente, fue percibido como un agresor sexual. A tal punto que le cancelaron las visas de entrada a varios países donde tenía eventos agendados.

¿Te está gustando este post? ¡Comparte esta imagen en Pinterest y ayuda a otros a encontrar las relaciones de sus sueños!
¿Te está gustando este post? ¡Comparte esta imagen en Pinterest y ayuda a otros a encontrar las relaciones de sus sueños!

Sin embargo, a pesar de eso, llegó a hacer una venta millonaria de su infoproducto sobre ligue. Pues la mala prensa sigue siendo prensa…

2) La fragilidad y volatilidad del autoconcepto

Hoy en día no basta con ser tú mismo: te exigen que seas tu mejor versión.

Pero curiosamente, tampoco basta con ser tu mejor versión… Porque entonces te estás ciñendo a un personaje y una máscara que es imposible de mantener a todas horas.

Y, peor todavía, que es imposible que guste a todo el mundo.

Por eso surgen personas camaleónicas y excesivamente complacientes, que hacen de caer bien y gustar al resto la misión de sus vidas.

De cultivar el amor propio, gustarte y expresarte tal cual eres, y dejar que los demás te aprecien por ello; mejor ni hablamos… Es anatema. Y la peor mentira que puedes contarle a nadie, según algunos de estos personajes.

3) Los choques y ajustes interpersonales

Ya no sólo por materia cultural, ni por lo que hemos aprendido del pasado…

Llegamos a las relaciones queriendo combinar dos proyectos de vida diferentes: el mío, y el nuestro.

Y este es uno de los temas más jodidos de negociar, de acuerdo con el excelente libro El normal caos del amor.

¿La liberación personal y el amor son incompatibles?, se pregunta este matrimonio de sociólogos.

Personalmente creo que es bastante factible, siempre y cuando no la caguemos con el siguiente punto de la lista.

4) La absoluta falta de claridad y apertura

¿Recuerdas a esa persona que no dejaba de marearte y que siempre te hacía dudar de sus intenciones reales?

Pues ahí está… Hay personas que, aunque parezcan de lo más abiertas y transparentes, simplemente marean. Y el chiste es a tu costa, porque te crees lo que te cuentan en el momento presente.

Hablamos de personas que, para empezar, no tienen claro lo que buscan ni lo que pueden ofrecer.

¿Así cómo van a poder establecer un compromiso con nadie?

Y te apunto ahora con el dedo: ¿en cuántas ocasiones has sido tú una de estas personas?

5) El desconocimiento de las opciones a nuestro alcance

El refrán habitual dice que por la boca muere el pez. Y yo te cuento que por cerrarla mueren las relaciones.

¿Cuántas podrían salvarse si las personas deciden hablar y modificar sus acuerdos? ¿Cuándo debe entrar en juego la sinceridad en una relación?

Mira qué forma más tonta de resolver la infidelidad: confianza y carta blanca. Haz lo que quieras mientras no me jodas, ni te jodas tú la vida.

Las relaciones abiertas son una excelente manera de poner a prueba tu evolución personal. Conoces de pleno el alcance de tus celos, inseguridades, posesividad y otras cositas que habitan en tu lado oscuro hasta que algo las trae a la luz.

6) Nuestra negativa a aprender a invertir conscientemente en nuestras relaciones

Acabo la lista mencionando algo que vengo notando desde que entré en lo de la seducción para hombres.

Para algunas personas, invertir en una relación es jugar a la pérdida y tener mentalidad de escasez. Prefieren echar una papeleta en cada sorteo antes que meter varias en el mismo.

Y es comprensible… Para ellos, su miedo es el de quedarse solos. Así que tratan de maximizar las posibilidades de dar en la diana, disparando salvas de perdigones.

Porque así somos los humanos: la cagamos más todavía pensando que estamos haciendo algo para resolver el problema.

Lo único que necesitas para que funcionen tus relaciones

Ya te he hablado de las relaciones abiertas, pero ahora hablaré de las relaciones en general.

Aunque sean de amistad, de familia o de compañerismo, esto es lo que no puede faltar en tus relaciones.

Reclaman apertura y honestidad, voluntad de amoldarnos al otro y a las circunstancias, y de hablarlo todo tan claramente como puedas.

Por supuesto, también exigen que tengas un autoconcepto lo más trabajado posible. Cambiar está permitido, pero es requisito que los cambios tengan sentido.

Si no, vas a perder a mucha gente que te importa por el camino… Y no será por envidia, ni porque les metes el dedo en la llaga de sus propias carencias. Te lo aseguro.

Será porque perderás la credibilidad, y con ella su confianza.

¿Y qué solución te propongo para no cagarla intentando resolver estas seis limitaciones?

Llevo desde 2005 proponiendo la misma solución y afinando sus detalles al máximo.

  • Formar parte de una Comunidad digna de tal nombre. Donde las personas realmente conectan y se conocen entre sí.
  • Practicar dentro de ese grupo lo mismo que quieres lograr con los de fuera: ser abierto, honesto, directo, claro y poderoso.
  • Comunicarte dentro de los límites de profundidad, intimidad y respeto que marques y que te marquen los demás.

El día 10 de julio voy a darte la oportunidad de entrar en un grupo de estas características.

Y lo que es mejor: de ayudarme a darle forma y tener impacto en todas las personas que vengan después de ti.

Por supuesto, puedes inscribirte antes de esa fecha, si lo deseas. Aquí tienes toda la información:

Relaciones sin pajas mentales | Un curso de La Vida es Fluir
Accede a la página del curso «Relaciones sin pajas mentales» haciendo clic en la imagen.

Finalizo el escrito pidiéndote dos favores

Ya sea que te apuntes o que finalmente no lo hagas, necesito de ti lo siguiente:

1) Que me ayudes a correr la voz para llegar a los hombres a quienes pueda beneficiar con esta propuesta.

La primera edición será only for men, y las demás ya se verá. De momento quiero hacer el estreno con el público que mejor conozco.

2) Que me dejes en los comentarios lo que te ha inspirado esta entrada.

Las situaciones que te hizo revivir, por ejemplo. E incluso si te has pillado alguna vez haciendo alguna de estas seis cosas.


Con todo esto dicho… Nos leemos en los comentarios.

¡Hasta la próxima entrada!

Por Sergio Melich

Pedagogo por la Universidad Complutense de Madrid. Comunicador y mentor por vocación. Experto en Comunidades Virtuales. Autor de las webs La Vida es Fluir (mi blog) y Comunidad Fluyendo.

Aventurero y Heartist (una persona comprometida a vivir, crear y obrar con cabeza, corazón y conciencia). Escribo sobre el Buen Vivir: autoaprendizaje, estilo de vida, habilidades sociales, relaciones y más. Puedes contactarme por redes sociales y contarme tu caso. =)

9 respuestas a «Seis cosas que te alejan de tener las relaciones que sueñas»

Hola Sergio! Genial el post, creo de las 6 cosas que te alejan de tener las relaciones que sueñas nos quedamos con la 5 y la falta de comunicación, cada vez nos preguntamos lo mismo ¿Cuantas relaciones se salvarían si solo se comunicarán efectivamente?

Porque dentro de las relaciones no es solo comunicarte por comunicar sino que hablo de la comunicación efectiva, donde cada uno expresa sus sentimientos y opiniones sin juzgar, ni culpar a nadie y donde el otro entiende el mensaje sin sentirse aludido o culpable.
De todas maneras se siente bien sentir que hay personas como vos que nos pueden ayudar o al menos guiar en este camino. Abrazos!

Quizás por eso pasé el año pasado trabajando el tema de la comunicación… Por poder darle la importancia y el trato que merece. 🙂

Es muy divertido que en este post haya algo para todo el mundo. Y como ya sabrás, encantado de ayudar y guiar en lo que pueda. ?

Hola Sergio!!.
Yo de las 6 cosas que te alejan de tener las relaciones que sueñas me quedo con la numero 4: La absoluta falta de claridad y apertura.
Creo que siendo honesta y sincera acerca de lo que esperas y buscas en una relación todo lo demás ira surgiendo. A veces por miedo o por inseguridad o por consejos de nuestras amigas mas cercanas no nos expresamos de manera coherente con lo que pensamos y sentimos.
Tiramos por la borda lo que en ese momento estamos deseando que es tener una relación soñada.
Gracias por recordarnos lo.
Mucho éxito en la primera edición only for men,

De hecho, el ser totalmente transparente es tan buen consejo como puede serlo malo. ¡Hay gente que se disgusta o que se asusta por ello! Pero, aún con todo y eso, yo apuesto antes por ello que por el hermetismo selectivo.

Muchas gracias por tus buenos deseos, Virginia. A estas alturas, por cierto, ya hubo una primera edición que fue un éxito y que no fue only for men. Hubo una chica llamada Belén en ella.

La segunda edición fue también un éxito, aunque el grupo fuese más reducido. Un chico y una chica, y ya. 🙂

¿La tercera? Este año lo sabremos… Je.

Yo creo que la 1 y la 6, la primera porque la desinformación hace que metamos las patas hasta el fondo, luego de ojo sacado no hay santa Lucia que valga y la 6 por que nos conformamos con lo que hemos conseguido y no nos interesa aprender o investigar para hacer que las relaciones sean mejor.
Los 6 puntos son muy puntuales para tener en cuenta.

Definitivamente 6 son poco, pero también es cierto que es una buena base para identificar, conocer y sobre todo evitar a toda costa caer en estos rompe relaciones, que bien trabajados y gestionados pueden ser fáciles de evitar o al menos encaminar mejor porque a veces no son del todo inamovibles, a veces los necesitamos en las relaciones para aprender sobre nosotros mismos y nuestra pareja.

Hola Sergio, que gran tema el de las relaciones y es que es curioso como sin conocernos a nosotros mismos buscamos unirnos a alguien que nos complemente o que llene nuestros vacíos. Para mí la clave a la hora de descubrir y de comunicarnos con alguien es primero descubrirme a mí misma para no ir poniéndome una careta y otra que al final me hacen confundirme. De los errores que comentas me quedo precisamente con la fragilidad del autoconcepto, por no hablar de la falta de claridad con los demás y con nosotros mismos. Un tema muyyyy interesante. Gracias por todas tus aportaciones.

Llevo más de diez años con mi pareja y la verdad es que estoy bastante desactualizada del mundo del ligue, por lo menos en mis tiempos no existían aplicaciones por donde meterte para encontrar pareja, como buena pisciana siempre he considerado que estar en una relación era prioritario para mí, aunque con el tiempo esta creencia se ha ido debilitando, sin embargo, creo que todos deberíamos tener un valioso tiempo en el que no considerar tener pareja sea una grandiosa opción, donde podamos disfrutar de nuestra presencia sin la necesidad de estar buscando un complemento. De todas las que mencionaste, puedo decirte que alguna vez mostré mi mejor versión y por supuesto que no di a conocer mis lados oscuros para que no los vieran, y esto es algo que hacen muchos al momento de ligar, creo que la autenticidad es una gran herramienta de seducción que muy pocos usan con precaución y aquí comienza en definitiva todo el fraude relacional, genial lo que vas a hacer Sergio, y me parece fascinante que solo comiences con hombres, estaré atenta a tus grandes adelantos.

Uy, ¡pues diez años no son pocos precisamente! Mi enhorabuena por no haberse rendido a la mitad, que es lo más tristemente habitual. 🙂

Sí, ese tiempo de asueto, ese año sabático antes de tener pareja, sería una excelente opción. A menudo sucede que lo encontramos en forma de un celibato involuntario y por eso no nos planteamos hacerlo por voluntad propia; ya que lo asociamos con una etapa de rechazo, abandono y aislamiento (del que no nos agrada porque no lo hemos escogido nosotros).

Por cierto, te comunico, como a otras personas que comentaron, que ya desde la primera edición había mujeres implicadas. Por un lado Diana co-creando y co-dirigiendo conmigo; y por otro una participante femenina en el primer grupo. El siguiente fue 50% hombres, 50% mujeres. Y el tercer grupo, todavía está por verse. 🙂

Un fuerte abrazo y bienvenida siempre que gustes.

¡Comentar es sexy! Deja tu aporte. =)