Categorías
Alquimia Interna Bienestar y Estilo de Vida

Alquimia Interna: La verdadera Fuerza

Reflexionamos hoy sobre la verdadera fuerza con una pepita de oro que me encontré en una de mis series favoritas.

Personalmente, cada vez que encuentro un estímulo insospechado en alguna de mis aficiones; me lo apropio y lo intento usar para crecer. Y da igual cómo me llegue…

Ya sea a través de libros, cine, animación, interpretación, escritura, o artes marciales; por decir algunas.

Tiendo a darle muchas vueltas al estímulo, y trato de conservarlo como inspiración.

Así me ha pasado con esta frase: «Tener un puño fuerte es la parte más insignificante de ser fuerte. Cambiar tu forma de pensar es el mayor de los cambios para lograr ser fuerte.»

Es lo que podéis leer en la foto que tenéis junto a estas palabras, capturado de la versión inglesa del scanlation.

Esa frase se la dedica una de las protagonistas principales (Yoon In Gyi, «la Reina») al protagonista masculino de la serie Girls of the Wild’s, momentos antes de enfrentarse a su propia forma de ser y a su debilidad… De la misma manera que todos deberíamos enfrentarnos a ella.

Dándonos cuenta de que esa debilidad es, en muchos casos, algo que hemos escogido por no hacer nada al respecto… Y empezando a hacer algo.

Cuando hablamos de hacer algo, pueden venir a la mente toda suerte de cosas…

De hecho, casi apostaría mi brazo derecho a que una cierta fracción de los que me lean ya estarían planificando métodos y estrategias para enfrentar su debilidad y demostrarse a sí mismos -y tratar de demostrarle al resto de paso- que no son débiles.

En capítulos siguientes se puede ver un flashback del protagonista masculino (de nombre Song Jae Gu) con su padre. Se trata de una escena de pesca en que al prota se le dice que para ser fuerte en la vida lo que importa es tener sueños y objetivos; y establecer los pasos para alcanzarlos… Además de tener algo en lo que creer y a lo que aferrarse.

Esta cuestión se enlaza perfectamente con la que la Reina, la chica antes mencionada le plantea al protagonista. Puesto que como bien le señalan ella y sus compañeras, él se ha dejado sobrepasar y ha admitido una debilidad que no es tal; y todo por pensar que así sería más sencillo para él que todo terminara pasando.

Jae Gu se dejó arrastrar y se acomodó en el victimismo

Y con ello solamente consiguió ser maltratado durante años, sin oposición por su parte.

Se demuestra de hecho que él carece de la intención de golpear o herir a nadie. Y que además, lo que le ha ocurrido es porque nunca se ha enfrentado a la situación; sino que la ha dejado ocurrir, tratando de capear el temporal como buenamente podía.

Se dejaba humillar. Se dejaba golpear. No le importaba lo que le pasara a él, mientras los suyos no salieran perjudicados. Declaró haber abandonado su orgullo, aunque no supiera exactamente cuándo lo hizo. Decía que si era tan difícil que lo ignorasen, sencillamente.

Que no se metieran con él y le dejasen vivir en paz.

Declaró que si no fuera por tener familia a su cuidado, desearía estar muerto.

Pero de repente, ya no puede negar los cambios que se producen a su alrededor; ni puede mantenerse al margen

~o~

A partir de ese punto es cuando las cosas empiezan a mejorar para él, en parte porque hay personas que se esfuerzan en verlo feliz y ayudar a que su vida sea más llevadera… Y porque empieza, sin darse cuenta al principio; a cambiar su forma de pensar.

En sus propias palabras: «Yo, que fui diagnosticado de misoginia… ¿Cuándo he empezado a sentirme bien rodeado de mujeres, relacionarme con ellas y divertirme en su compañía?».

Ese fue el comienzo notable de sus cambios personales, para mí.

Cuando reconocemos una disonancia especialmente notable, nos damos cuenta de cuánto hemos cambiado

Jae Gu es un personaje entrañable porque creces a su lado, prácticamente. Y eso hace que la serie enganche. El resto de sus progresos se van manifestando a lo largo de toda la historia, que terminó hacia principios de 2017.

Se enfrenta a su miedo de una forma bastante temeraria, cada vez que se topa con ese obstáculo. Y curiosamente, en cada ocasión deja de temer cosas que, de repente; ya no considera que sean para tanto.

Gracias a todo el esfuerzo por el que pasa para afrontar cada situación, crece y se supera constantemente

Los cambios más escalonados tienen lugar al principio, donde Jae Gu los demuestra de una forma muy graciosa a mi parecer…

Al enfrentarse a uno de sus matones, le pregunta abiertamente que si siempre había sido tan pequeño. Con esto, nos hacen saber que Jae Gu tendía a ir encogido por la vida para evitar ser atacado; y a magnificar las cosas que teme.

Y voy a parar de contar aquí, por si hay curiosidad por ver la serie.

En situaciones así, lo que nos toca es reconocer y aprovechar nuestros cambios

No voy a decir que todos los casos sean similares, y que oponerse a la situación y enfrentarse a ella siempre sea una solución factible… Pero nadie es tan débil como para permitir que la vida se le trague sin hacer nada al respecto, si no es por decisión propia.

Hay ciertas situaciones en las que un enfrentamiento puede acabar bastante mal.

También hay otras situaciones en las que uno no puede ver alternativas, por más que se las indiquen.

Y por supuesto, hay muchas situaciones en las que pensamos que carecemos de lo necesario.

Lo más divertido es que nunca sabes lo que pasará hasta que efectivamente pasa

Y que la incertidumbre nos resulta más terrorífica que lo que estamos viviendo. Mejor malo conocido, como suele decirse.

Por eso se tiende a buscar una solución refugiándose en uno mismo, revolcándose en medio de esa miseria; y a veces se trata de ensayar con soluciones aparentes.

Se prueban montones de cosas; tanto de las que sirven como de las que no valen ni para limpiarse el culo.

Algunas veces tienen resultado hasta sin servir realmente.

Algunas veces ni siquiera lo que sirve tiene resultado.

La verdadera solución reside en trabajar nuestra claridad y cambiar la forma que tenemos de ver y de vivir la vida

La verdadera fuerza está en alimentar creencias que nos hagan poderosos, en vez de hundirnos. Está en ser más claros y también más conscientes de nosotros mismos. Y por supuesto, está en trabajar por mejorar todo lo que uno es; en la medida de lo posible.

Pero sin alimentar una insatisfacción crónica, claro está.

Hay gente que a esto le añadiría el «tratar de ser algo que no eres ahora mismo, pero que desearías ser».

Un ideal parcialmente correcto, pero al que replico. Como no podía ser de otro modo.

Depende del «algo» que quieres llegar a ser; porque no todos los «algos» merecen la pena ni te llevarán por buen camino

En lo particular, yo evitaría cualquier «algo» que requiera que me pierda el respeto a mí mismo; y asuma que soy un frustrado, un incompetente, un bueno para nada, un «mierda»… Es decir, que me alejaría de atentados contra mi amor propio.

También rechazaría todo aquel «algo» que me plante en la cara a una persona que pretende vindicarse contándome historias catapulta. Es decir, escenas de «su vida» (si acaso son historias reales, que nunca se sabe); en que demuestra una conducta errática y totalmente desenfrenada en la que uno puede ver abusos por todos lados… Especialmente hacia su persona, y hacia las personas con las que trata.

Es decir, que evitaría a los tontos pelaos, como se dice en los pueblos.

Pero estos son solamente casos malos y feos de ver…

Si queremos librarnos de los verdaderamente terribles, cosa que asumo que sí queremos…

Aconsejaría evitar también los «algos» en los que la persona que me dice esas cosas se cree y se afirma mejor que yo mismo. Esos casos en que se considera más exitoso que yo con una total falta de humildad y propósito, más allá de aparentar. Esos en que se convierte todo en un juego de cifras; y en aparentar cualidades y rasgos más que en cultivarlos.

Con más razón lo evitaría si pretende decirme que, para ser alguien «exitoso» en la vida; tengo que mentir, manipular y hacer lo que se me antoje, tenga eso las consecuencias que tenga.

Ignorando, por supuesto, las consecuencias y las responsabilidades.

Resumiendo: paso de todo aquello en lo que haga falta un poquito más de decoro y menos vulgaridad.

Busquemos un poquito más de esencia y mucho menos de apariencia

Que, ¡por cierto! Dicho sea esto para los que me lean y tengan interés en vender sus ideas, dar cursos o compartir sus opiniones y experiencias de cara al público.

Yo también sé venderme como buenamente quiera; con la diferencia de que a mí me vas a ver al natural. Porque, si me vendo, lo hago tal como soy.

No me vendo «como me gustaría que me vieran», ni «como podría traer más clientes».

Ni tampoco «como podría leerme más gente».

Me mantengo radicalmente auténtico, abierto y honesto

Y si le preguntas a los que han confiado en mí, te dirán que es precisamente por eso por lo que caminan junto a mí en vez de junto a otros. Porque saben a quién tienen al lado.

Saben quién soy y lo que pueden esperar o no de mí. Saben cuál es mi verdadera fuerza.

Y una vez ahí… La decisión es suya.

Sabiendo lo que hay, solo te queda decidir cómo te sientes al respecto, y si lo aceptas y sigues adelante con ello, o bien todo lo contrario.

Con lo cual, y tal como le demuestran a Song Jae Gu a lo largo de la serie anterior…

La verdadera fuerza reside en el caracter y en la creencia, y eso es lo que te hará convertir la mierda en oro

Y si estas dos cuestiones se mantienen firmes y enteras; eres entonces una persona con verdadera fuerza, incluso aunque tu fuerza física no sea destacable.

De ahí que cualquier persona que quiera debilitarte ataque a esas dos cuestiones.

Estaré encantado de saber qué opinas tú, si deseas comentarlo. Agradezco también que compartas el artículo, para ayudarme a crecer y ayudar también a quien creas que pueda necesitar de estas palabras.

Sería un detalle que te suscribas al blog y lo visites con frecuencia si te ha gustado. Me aseguraré de traerte más textos que te gusten.

Y como siempre… Estás en tu casa, siempre que desees acompañarnos.

Por Sergio Melich

Pedagogo por la Universidad Complutense de Madrid. Comunicador y mentor por vocación. Experto en Comunidades Virtuales. Autor de las webs La Vida es Fluir (mi blog) y Comunidad Fluyendo.

Aventurero y Heartist (una persona comprometida a vivir, crear y obrar con cabeza, corazón y conciencia). Escribo sobre el Buen Vivir: autoaprendizaje, estilo de vida, habilidades sociales, relaciones y más. Puedes contactarme por redes sociales y contarme tu caso. =)

3 respuestas a «Alquimia Interna: La verdadera Fuerza»

Soy una debilucha que aun asi a tenido que luchar porqué se me han muertos muchos amigos y mi novio me dejo porqué piensa que no me importa, que no soy lo k nesecita, yo queria hacer algo con mi vida cort y trato de hacer feliz a las personas pero nada soy un fracaso y le hago mal

Una de las cosas que más me ha servido es pensar en el consejo de un buen amigo. Si ser demasiado duros con nosotros mismos sirviera de algo, ya habría dado resultados… Eso decía.

Prueba a preguntarle a los demás cómo creen que te va y que estás haciendo tu vida. Céntrate en quienes mejor te conocen y verás que probablemente consideren que has llegado más lejos de lo que tú percibes.

Un abrazo y bienvenida cuando gustes.

¡Comentar es sexy! Deja tu aporte. =)