Como de costumbre, poca gente tiene una idea realista de lo que representa el concepto de lenguaje no verbal, o lenguaje corporal. Menos todavía las personas que están inmersas en la industria del ligue, puesto que construyen un relato en el que siempre salen favorecidos, en vez de atender a lo que de verdad está sucediendo.

Ahora el lenguaje corporal es más conocido por series como Lie to Me (Miénteme), libros, artículos en revistas de temática diversa (especialmente las tipo Men’s Health, y esa clase).

El trabajo de Paul Ekman, el matrimonio Pease y otros expertos en comportamiento humano ha dado la vuelta al mundo e inspirado ficciones como la anteriormente mencionada.

Hablemos un poco sobre ello para iniciar una serie acerca del lenguaje corporal para todos, y como preludio a la introducción de la serie Lenguaje Corporal de la Seducción.

Unos detalles básicos sobre lenguaje corporal

El dato general acerca del lenguaje no verbal y el lenguaje corporal es que no todo lo que decimos lo hacemos con las palabras. Se entiende por norma general que en torno a un 70% lo dice nuestro cuerpo y un 20% lo dice la expresión facial y la voz.

Eso deja un escalofriante 90% de lo que decimos lejos de nuestras palabras

Y ahora una sorpresa… No es lo que dices (no enteramente al menos, pues la labia es algo tangible), sino cómo lo dices. Por eso, se puede transmitir sensaciones y emociones sin realmente decir mucho.

Por ejemplo, rememora momentos en los que la gente te ha parecido nerviosa, intranquila, confiada, arrogante, o cualquiera de la variada gama.

¿Verdad que su dicción, su entonación, la velocidad al hablar, su postura en general y su expresión facial era distinta en todas esas ocasiones?

Revelamos mucho más de lo que pensamos con nuestras expresiones paralingüísticas

Lo más gracioso de este asunto es que, y sin ser conscientes de ello, transmitimos de esta manera nuestro estado a los demás. Les hacemos notar cómo nos sentimos en el momento presente.

Eso puede jugar a nuestro favor o en contra:

Juega a nuestro favor cuando nos sentimos tranquilos y en calma, divertidos y entretenidos, tentados, animados por la situación y viviendo el momento.

Juega en contra nuestra cuando nos sentimos nerviosos, incómodos, titubeamos, nos atascamos, y no sabemos que hacer porque se nos traban las ideas unas con otras.

¿Es realmente importante cuidar de nuestro lenguaje no verbal?

Quién sabe. Hay quien prefiere guardar las apariencias. Yo soy mucho más relajado en ese sentido.

Por ejemplo tenemos a la mayor parte de los hombres que he conocido en mi incursión en la industria del ligue. Ellos prestan mucha atención a la forma en que se comportan y se comunican.

Intentan ser siempre precisos y coherentes, y para ello cuidan no sólo del contenido; sino que también se preocupan de la forma en que elaboran y transmiten el mensaje.

A veces he bromeado con ellos diciéndoles que parecen aspirantes a locutores profesionales de radio.

Igual que con el SEO, a veces puedes estar sobreoptimizando tu comunicación no verbal

Todos notamos cuando alguien se pone en «modo actor» sin grandes problemas, ¿verdad?

Percibimos con facilidad cuando los demás se esfuerzan por mirarnos siempre de frente; intentan posicionar sus cuerpos de cierta manera en todo momento; tienden a gesticular de modos muy concretos para enfatizar y marcar partes de su discurso; y más detalles en esa onda.

Además, si tenemos cierta familiaridad con la persona en cuestión, podemos distinguir sus gestos habituales de los que no lo son, dentro de todos los que está empleando.

Esto nos puede dar una doble sensación o impresión:

Por un lado, de que se esfuerza por presentar su mensaje o su intención de la mejor manera posible; y de que nos intenta engatusar y está maquillando las cosas por el otro.

Aunque, por supuesto, tú no tienes el control último sobre cómo se te percibe

Y por eso es preferible que te ocupes únicamente de sentirte a gusto con tu forma de transmitir y de comportarte.

Si representa fielmente tanto a ti mismo como a tu mensaje, ahí lo tienes.

Por eso mi consejo principal en estos sentidos es que no te preocupes demasiado por controlar al mínimo detalle todas tus microexpresiones, pautas y claves.

Ya no sólo porque es imposible que controles todo ello; sino porque además los mismos gestos tienen significados diferentes según la cultura en la que nos hayamos educado.

¡Vivir para ver!

La importancia de una buena comunicación no verbal puede tener más que ver con lo que inspiras que con otros detalles

Al menos a corte general, puesto que tendemos a acercarnos exclusivamente a personas que nos hacen sentir a gusto de alguna manera.

Por eso siempre habrá personas que nos alejen y otras que nos atraigan inconscientemente. Y por supuesto, en ambos casos, será en base al comportamiento que percibimos en ellas.

Lo más triste es que no sabrán por qué ocurre esto; puesto que, para ellos, comportarse así es tan sencillo y tan ajeno a su voluntad como el respirar. Y puede que nosotros se lo digamos o no, por no herir su sensibilidad…

Pues aprendimos a quedarnos con ciertos detalles que nos inspiran deseo y rechazo desde bien temprano en la vida.

También aprendimos a fijarnos en lo que nos inspira seguridad o peligro, entre otras cuestiones. Todo con tal de garantizar que vamos a estar tranquilos, bien cuidados, satisfechos y protegidos.

De ahí que, ya que vamos a resonar con las personas, nos busquemos las mejores vibras para ello.

Y tú, ¿te sientes mejor tratando con una persona que destila calma, confianza y buen rollo; o con una que te inspira nerviosismo y falta de control?

Dicho de otra manera… Es como preguntarte si te sientes más comodo con un gato dormido en el regazo que con una persona intranquila al lado.

¡Continuará!


Otros artículos relacionados con Lenguaje Corporal:

Por Sergio Melich

Pedagogo por la Universidad Complutense de Madrid. Comunicador y mentor por vocación. Experto en Comunidades Virtuales. Autor de las webs La Vida es Fluir (mi blog) y Comunidad Fluyendo.

Aventurero y Heartist (una persona comprometida a vivir, crear y obrar con cabeza, corazón y conciencia). Escribo sobre el Buen Vivir: autoaprendizaje, estilo de vida, habilidades sociales, relaciones y más. Puedes contactarme por redes sociales y contarme tu caso. =)

¡Comentar es sexy! Deja tu aporte. =)