Secretos de la buena apertura, por Sweetdream

Viernes, hora de una colaboración! Y en este caso rescato un artículo de Sweetdream para ello. Bien, os dejo sobre raíles!

Imágen tomada de www.irun.org

Hace tiempo que quería escribir este artículo. Pero la escasez de tiempo me impide llevar a cabo todo lo que quiero.

¿Cómo desarrollar una buena apertura?

Lo mas importante de todo es y siempre será: Estar a gusto con uno mismo.

¿Piensas que es más de lo mismo?. Pues no, no lo es. Vamos a repasar lo que una apertura perfecta seria.

Ves a tu objetivo, ella está de pie charlando con una amiga, mirando un escaparate.

Te acercas. Cuando estas a su altura, la dices:

Sweetdream: Ese jersey es bonito, pero me gusta más el que llevas puesto.

TB: Gracias. (Sorprendida de que la digas algo así, ya que no te conoce de nada).

Solo con este paso hemos conseguido abrir. Ahora veremos que he realizado para abrir a esta mujer.

La he visto. Me he acercado. Al llegar, y antes de hablar, las he puesto mis manos en sus respectivos hombros (sin llegar a abrazar, siempre poniendo las manos en los hombros más próximos a mi). Las he mirado a los ojos, a las dos, siempre con una sonrisa en mi cara y entonces es cuando me lío a hablar.

Este es el primer paso para realizar una apertura perfecta. Como veis ha sido algo sin forzar, todo muy natural, sin necesidad de enlatados.

Bien, ahora si pensamos que después de abrir, tienes, de algún modo, que provocar el poder seguir conversando.

¿Cómo lo hacemos?

Pues tienes que “explicar” por qué de repente estas ahí, para que no se sientan amenazadas. Da igual lo que utilices, simplemente excúsate por haberte parado a hablar con ellas. Puede ser por que conoces a alguien con ese jersey y puesto queda mucho peor. O que creías que era una amiga que está en Londres y que tiene que volver y al verla te pareció ella.

Es indiferente, simplemente hay que darla una excusa. A raíz de ahí es mucho más simple seguir una conversación y jugar con sus respuestas.

Uno de mis secretos para poder escalar en estos casos, es utilizar la risa como medio. Una vez que estoy entablando una conversación, reírme y provocar su risa.

En cuanto se están riendo su estado esta mas que favorable, así que aprovecho ese breve momento para escalar con mi kino, que a su vez está creando confort entre los dos.

Estos son los pasos básicos a seguir en una apertura perfecta.

Sobra decir que esta apertura es idónea para cualquiera de los casos en diurno.

Mucha práctica es importante.

Todo este asunto lo tratare más en mi libro, que aunque todavía está en desarrollo, espero que no tarde mucho en ver la luz.

Un saludo.

Sweetdream.

Actualización Abril 2011: Leer los comentarios para conocer mi opinión sobre este artículo y los contenidos vertidos en él.

4 comentarios en “Secretos de la buena apertura, por Sweetdream

  1. Esto refleja perfectamente lo que una apertura natural requiere: juego interno y que te diviertas con lo que estas haciendo en cada momento.

    El siguiente paso que es el de saber que decir o como interactuar despues de abrir con ella el tema de la risa siempre es muy útil y sutil , lo dificil es implementarlo en cada uno ; pero es una forma adecuada de intentar seguir escalando.

    Saludos

  2. Quiero hacer unos comentarios sobre el artículo. En el cómputo global la técnica es buena, pero creo que hay ciertos matices que conviene aclarar. Empecemos.

    1.”Ves a tu objetivo, ella está de pie charlando con una amiga, mirando un escaparate.
    Te acercas. Cuando estas a su altura, la dices….”.

    Esto está bien, pero, no soy partidario de acercarme directamente, ya que despierta las defensas de la chica. Imaginaos que estás en un bar tomando un café con los amigos y se te acerca un chico de color (pongámosle un magrebí) a decirte que le gusta tu camisa. ¿Qué pensarías? Probablemente que este señor quiere algo de ti, y automáticamente levantarías un escudo protector.

    2. “La he visto. Me he acercado. Al llegar, y antes de hablar, las he puesto mis manos en sus respectivos hombros (sin llegar a abrazar, siempre poniendo las manos en los hombros más próximos a mi)”

    Vuelvo a la escena anterior. En mi modesta opinión, esto contribuye a crear aún más tensión.

    3. “tienes que “explicar” por qué de repente estas ahí, para que no se sientan amenazadas. Da igual lo que utilices, simplemente excúsate por haberte parado a hablar con ellas. Puede ser por que conoces a alguien con ese jersey y puesto queda mucho peor…”

    Sigo pensando que con las defensas tan levantadas, es imposible que la chica atenga a razones y todo lo que oiga le sonará en su cabecita a una alarma nuclear.

    Ahora paso a decir lo que yo haría:

    1. Me acercaría, pero de forma casual, ladeadamente, como quien pasa por allí. Cuando estuviese cerca de ella, y sin invadir su zona de confort, le diría (en tono divertido): Hey chicas, tu amiga lleva el mismo vestido que mi prima pequeña, la hace adorable. Definitivamente tengo que adoptarte. ¿Te gustaría ser la hermana adoptiva de mi primita?. Tendré que hacerte un test de aptitud de primas.

    2. Una vez estuviesen riendo, jugaría un poco a ese rol y conforme calibre que la chica conecta conmigo, iría pasando (esto es otra historia) a crear conexión emocional.

    Hasta aquí mi interpretación. Abrazos!

  3. Releyendo esto tanto tiempo después de haberlo colocado… Me doy cuenta de una cantidad de cuestiones que hacen de la situación descrita cuanto menos fantasiosa y tal vez escabrosa para cualquiera que intentase ponerla en práctica.

    Tiene puntos reseñables y destacables. El hecho de mencionar que si lo que quieres es conocer a una persona acercarte directamente a ella, lo es… Así como el de mencionar que estar cómodo y relajado es la mejor opción para estas cuestiones. Pero el resto de cuestiones que plantea ya empiezan a ser escabrosas.

    De hecho es bastante sencillo salir de esa situación supuesta con nada menos que un “y a ti quién te ha preguntado, gilipollas“… En ambos supuestos, debo decir, tanto el que plantea Sweetdream como el que plantea Antonio. Siempre ha sido mucho mejor caer en gracia que hacerse el gracioso, para todas las relaciones interpersonales.

    La manera más natural del mundo: Suponiendo que pasas y te fijas, si realmente te hace gracia lo comentas. El comentario… Bueno, algo del estilo “anda, el vestido nuevo de mi prima“… Siempre que sea verdad que tenemos una prima y que nuestra prima tiene ese vestido en el armario, porque las cosas falseadas cantan a lo lejos.

    Y sin esperar reacciones ningunas sigues a lo tuyo, porque no deja de ser un comentario casual hecho al azar que muy bien pueden no haber escuchado o incluso ignorado. Pero quedarse ahí a hacer el moñas cuando ni siquiera se tiene una invitación a charlar por parte de las otras personas es cuanto menos grotesco.

    Por otro lado, debo decir que no sería raro que si se las toma por los hombros y más aún se las pilla por la espalda, que se espanten y salgan de allí echando chispas. Incluso, puedo decir que conozco personas que en vez de eso, lo que harían es derribar a esa persona al suelo por puro acto reflejo.

    Hay que tener en cuenta los ángulos. Lateralmente y diagonalmente (por el lado frontal), suele ser más que adecuado. Frontalmente sólo serviría para que piensen que o bien tenemos intenciones sexuales o bien son agresivas más bien.

    Y teniendo un poquito de cuidado con atender a si esas personas realmente te señalan de alguna forma que te han escuchado y te invitan a conversar (p.ej, diciendo algo del tipo “¿de tu prima? ¿por qué dices eso?” o en la onda de lo que hayas comentado)… Ni siquiera te hace falta una excusa: ellas mismas te la han dado. El resto ya depende, como he dicho… De caer en gracia, más que de hacerse el gracioso.

    Abrazos!

  4. A la esperada respuesta de Sergio, que consigue abrir mi mente hasta conseguir imbuirme verdaderamente en el tema que estamos tratando, paso a comentar varias cosas:

    1. A la mención de estar cómodo y relajado hecha por sweetdream, he de decir que tiene razón a no ser que verdaderamente se nos vea que “necesitamos” algo de la chica en cuestión. Ahora bien, ¿cómo lograr eso? Cada uno tendrá sus mecanismos, pero recientemente he conseguido una copia de un libro de Dale Carnegie: “El camino fácil y rápido para hablar eficazmente” donde, entre otras cosas, señala la importancia de no querer hacerlo todo bien a la primera, sino que solamente intentándolo, nos llevará a cotas inimaginables. Esto ya bastaría de por si para quitar hierro al asunto y mostrar nuestra cara más relajada.

    2. Totalmente de acuerdo en que es mejor decir verdades como puños a mentiras hechas de castillos de arena (…”el vestido de mi prima….”). Esto me lleva a rememorar que actuando en modo lógico, si lo haces con autoconfianza y saber estar, un simple “HOLA, qué tal? bastará. Cierto es que no recuerdo a 007 diciendo “chorradas” para captar la atención de una chica.

    Por tanto, me corrijo y abogo por lo segundo. Ahora me tocará pensar en que aspectos de mi interior necesito mejorar para obtener esa autoconfianza y saber estar del que hablo que llegue a impresionar a una chica sin necesidad de artilugios de feria.

    saludos!

¡Comentar es sexy! No temas compartir tu punto de vista; nos encantará leerte. =)