Categorías
Bienestar y Estilo de Vida

Cuánto daño ha hecho el networking…

Cuando quería encontrarme con alguien que hacía lo mismo que yo por Internet, lo llamábamos quedar a secas. Pero de esto hace muchos años. El networking es lo que se lleva ahora, y nos está jodiendo la vida.

El tema es que, como animales sociales que somos, ya conformamos redes de manera natural. ¡Sorpresa! Lo único que cambia son las intenciones.

Y lo cierto es que las estamos arruinando por caer en una volatilidad posmoderna. Ni los trabajos, ni las relaciones, ni los estilos de vida permanecen si no nos son útiles; en algo que Bauman definiría como sociedad fluida.

Somos una sociedad caracterizada por la poca solidez de sus componentes

Dentro de esta clase de sociedad fluida, término que alude a su falta de solidez, cabe cualquier persona; siempre que pueda sostener su posición social y pagarse el acceso a una sociedad globalizada.

Su rasgo normativo será el nomadismo: se convertirán en turistas de sus propias emociones, valores, ocupaciones, amistades y parejas; e incluso más allá, de sus orientaciones políticas y sexuales.

De acuerdo con este mismo autor; las consecuencias de tal mentalidad son el aumento de la incertidumbre y la privatización de la ambivalencia. Son ideas que conllevan la desaparición de un compromiso estable frente a uno provisional.

Si quieres, puedes leer sus ideas sobre la Identidad en la modernidad líquida; y en el apartado siguiente, sobre el peligro de las redes sociales.

Te traduczo todo lo anterior a un lenguaje más simple: nos estamos encerrando en nosotros mismos; y somos los responsables de nuestra crisis existencial. Y lo que es peor: cambiamos de máscara según el impulso consumista de turno.

Es entonces cuando surge esta manera de hacer negocios llamada networking

Te lo venden como la creación de redes de toda la vida, pero no es así. Mira más profundo, y más allá de lo que te ponen delante de los ojos.

Fíjate bien, porque hasta en la Wikipedia se refleja que este tipo de reuniones son altamente utilitarias. Es decir: que no me interesas tú, sino lo que puedo obtener de ti.

Si puedo conseguir información y clientes, crear alianzas o abrir oportunidades de negocio; entonces se considerará un networking efectivo. De ahí que sea tan común en negocios multinivel u orientados al trabajo en red.

Pero este juego no es intrínsecamente malo; siempre y cuando todos los implicados sean conscientes de las reglas y de sus consecuencias. El problema viene cuando se barren esas cosas bajo la alfombra.

No son pocas las personas que entran en una crisis de identidad cuando emprenden

De repente se obsesionan con mantener el contacto únicamente con quien les baila el agua.

Creen ciegamente que te conviertes en la media de las personas con las que más tiempo pasas. ¡Y lo aplican a rajatabla! Como si no tuviésemos criterio propio. No sé tú qué pensarás, pero para mí; de ese pensamiento al ostracismo selectivo hay medio paso.

Si compras lo que vendo, me traes clientes, me haces favores o cualquier otra cosa que me interese; entonces te mantengo en mi vida y entre mis contactos. Si no, fuera. Next.

En contextos así, hablar de rodearse de las personas adecuadas se convierte en una pantomima. Todos sabemos que hay que cambiar «adecuadas» por «convenientes» en esa frase.

Y de repente no puedo ser quien soy, por miedo a quedar fuera de la red

Así las cosas, no te queda otra que hacer como decía Bauman; y crear máscaras de supervivencia para que tu identidad sobreviva.

O eso, o buscarte tu propia manera de conectar con los demás sin convertirlos en bienes de consumo. Ni dejarte convertir tú en uno, claro está.

[piopialo vcboxed=»1″]Decía Víctor Campuzano en su entrada del Honestihacking que lo que pierdas a corto plazo por ser auténtico; lo recuperas a medio y largo plazo por la misma razón. Yo coincido. ¡Tres puntos, colega![/piopialo]

De hecho, lo complementaría diciendo además que tienes beneficios inesperados. ¿Quieres un ejemplo?

Te aseguras de que las personas y los ambientes de los que te nutres casen contigo; y de que te aceptan y aprecian tal como eres.

Ahí tienes el mejor ejemplo.

Por eso, te recomiendo una forma más auténtica de hacer networking, si es lo que deseas

Porque no se puede condenar una práctica sin ofrecer una alternativa viable, ¿no te parece?

Puesto que, por supuesto; el concepto ha trascendido el mundo de los negocios y está permeando las relaciones sociales y también otros ámbitos. Ya se habla de networking personal y profesional, de hecho.

Así pues, aquí te dejo la mejor alternativa que conozco de momento.

Hace tiempo me crucé con un sistema para organizar tu práctica de networking que adapté a mi manera de ser. Si lo comparto es porque creo que tú también podrías adaptarlo a la tuya.

Lo llaman 5/25/150, y lo definen como la mejor herramienta de networking que jamás encontrarás. He preferido mantenerme razonablemente escéptico sobre esa afirmación; en tanto que me limito a coger la idea general y jugar con ella a mi gusto.

Así es cómo funciona el 5/25/150 «puro»

Se basa en crear listados de las personas en base a su relevancia para el tema que abordas. Por ello, es muy usada para emprendimientos en nichos específicos. En tal caso, apuntas a las personas que son relevantes para lo que haces.

En mi caso particular, la utilizo para organizar mejor las referencias bibliográficas de los trabajos de investigación; y también para llevar una agenda de las personas que mejor me caen y que no quiero perder de vista bajo ningún concepto.

Puede hacerse con una hoja de Excel. Allí las reflejas de este modo:

  • Cinco (5) personas con las que necesitas tener contacto frecuente. Mejor si es diario.
  • Veinticinco (25) personas con las que necesitas tener contacto regular. Mejor si es semanal.
  • Ciento cincuenta (150) personas con las que puedes mantener un contacto más esporádico.

El tema está en ser regular con el mantenimiento de la hoja… Si puedes y si casa contigo

Sería aconsejable que anotes la fecha de la última conversación y lo que hablásteis en líneas generales. También se pueden reflejar los compromisos a los que llegáis y los plazos en que deben cumplirse.

Ahora bien… Reconozco que yo no soy tan metódico. Suelo tener facilidad para recordar las interacciones más recientes, así que tengo ese registro muy dejado.

Sin embargo, puede que a ti te facilite las cosas. Ubicar a tantas personas con precisión en tu memoria es un desafío interesante.

No se diferencia mucho de llevar una agenda de reuniones o un diario de sesiones. Por eso mismo te lo recomiendo.

Y así es como pasas de «hacer networking» a currarte tus redes 😉

Otro de los motivos por los que te recomiendo esta práctica es porque te obliga a cuidar de tus relaciones.

Yo creo mucho en eso del intercambio equivalente de valor, los pagos sociales, la colaboración y estas cuestiones. Por eso, en mi 5/25/150 tengo a personas con las que puedo establecer esa clase de relación.

Es decir, que he listado a personas con quienes sé que puedo aportar tanto como voy a recibir.

Mi foco está, de hecho, en mantener un equilibrio entre dar y tomar. ¿Dónde lo pondrías tú?

Por supuesto, acepto que habrá ocasiones donde yo me pueda nutrir más de lo que pueda entregar y viceversa. Pero esas situaciones son temporales; y para mí prima la confianza que construyamos. Aplico mucha paciencia y mucha mano izquierda, hasta el límite de lo razonable.

Porque hay un único criterio que me sirve de filtro:

Si puedo desnudarme de toda máscara contigo y hablarte desde el corazón, sin que te enfades conmigo ni se te caiga el mundo al suelo; te tengo una buena noticia.

Es muy probable que estés en mi lista. O que puedas entrar, si no estás todavía. 😉

Ahora te toca contarme a ti

Hasta aquí ha llegado esta entrada; así que te lanzo unas preguntas para acabar:

  • ¿Conocías ya este método de organización del networking? ¿Cómo lo llevas tú a cabo?
  • ¿Qué es lo que más te interesa en tus redes? ¿A qué propósito sirven y qué sentido tienen para ti?
  • Y ya por curiosidad morbosa, ¿cúal es el peor consejo para networking que has recibido?

Y por último…

¿Qué consejos darías tú para hacer networking? ¿Se te ocurre una manera mejor para ello?

Si es así, compártela en los comentarios para que podamos cambiar el curso de esta historia.

Por Sergio Melich

Pedagogo por la Universidad Complutense de Madrid. Comunicador y mentor por vocación. Experto en Comunidades Virtuales. Autor de las webs La Vida es Fluir (mi blog) y Comunidad Fluyendo.

Aventurero y Heartist (una persona comprometida a vivir, crear y obrar con cabeza, corazón y conciencia). Escribo sobre el Buen Vivir: autoaprendizaje, estilo de vida, habilidades sociales, relaciones y más. Apoya mis proyectos: https://www.patreon.com/lavidaesfluir

18 respuestas a «Cuánto daño ha hecho el networking…»

Buena entrada, Sergio. Lo cierto es que nos olvidamos con demasiada frecuencia de que, en realidad, los negocios los hacen las personas. Me gusta este método 5/25/150, está orientado a lo humano más que a lo material. ¡Gracias por compartirlo!

Cuando acudo a un networking, mi prioridad es conocer a gente que, más allá de la posibilidad inmediata de una venta, esté dispuesta a establecer alianzas mutuamente enriquecedoras. Esto incluye lo profesional y lo personal al mismo nivel.

Lo que más me interesa en mis redes es que me consideren una persona a la que tener en cuenta cuando se necesite a alguien que aporte calidad humana, ya sea en el terreno profesional o personal. Y lo mismo pido a quien esté en ellas.

En el peor networking que he participado hacían un pequeño juego: en tres minutos tenías que conseguir tarjetas de visita. Quien hubiera conseguido más, ganaba un premio. De eso huyo como de la peste. Se valoraba la cantidad por encima de la calidad del contacto. ¿Hay algo más antinetworking que coleccionar tarjetas de visita?

Para mi gusto sí que hay algo más antinetworking: intentar echarle mano a las listas de contactos y clientes de los demás, que ni siquiera tiene por qué ser una audiencia cualificada para ti, para llenar cifras.

Me encanta que disfrutes del 5/25/150, Alex. A ver si lo ponemos de moda. Creo que, si te gusta, es precisamente porque te permite colocar ahí a tu persona de confianza para lo que necesitas resolver y enfatiza los valores que tú quieras usar para construir tus referentes.

Creo que tengo mucho que aprender de ti… Te voy a exprimir bastante, y no tardando mucho.

¡Un abrazo!

Hola Sergio! Muy interesante tu artículo. Me gustaría ser metódica con mi networking, pero lo cierto es que yo trabajo mucho desde las emociones y conecto con la gente que tiene la misma búsqueda que yo, así que los encuentros son realmente movilizadores. Me ha gustado el método 5/25/150, veré de ordenarme a ver si puedo.

He tenido tal como comentas, muchas sesiones de networking vacías o superficiales y me he sentido muy incómoda. Pero como punto a destacar, en ese mar de gente alguna vez encontré alguien interesante con quien compartir cosas más profundas y establecer relaciones a más largo plazo.

Lo que a mí me interesa de mis redes es que sepan que cuentan conmigo, tanto en lo profesional como en lo personal. Que sepan que tienen mi calidez y mi experiencia siempre.

Mi consejo para hacer networking es no dejar quién sos y por qué haces lo que haces en la puerta solo para encajar. Tal como decís, en el mediano plazo tendrás mejores resultados con aquellas relaciones que tienen algún tipo de profundidad y regularidad.

Saludos!!

Tu enfoque es realmente agradable, Aymará. 🙂

No comprendo a la gente que va solamente a repartir flyers, tarjetas de visita, charlas insípidas ensayadas para durar menos de un minuto y no contarte nada sobre sí mismos… No me aportan sino mareos y jaquecas. Pero lo respeto. Hay gente que considera que eso es ser eficiente y optimizar tus presentaciones e interacciones.

Suscribo tus consejos, y me aseguraré de ponerlos en práctica yo también. 🙂

Un abrazo y bienvenida siempre que gustes.

Muy interesante tu artículo, fíjate que yo tengo algo así como una relación de amor y odio con las redes sociales. Me gustan porque soy introvertida y pues en las redes sociales consigo expresarme más fácilmente. Y no me gustan por la misma razón, no me gustan las relaciones vacías o superficiales, o como tú mencionas que la gente se conecta contigo solo para obtener un beneficio a cambio. No tiene mucho que inicié con mi blog y apenas me estoy empapando con todo esto del networking. Al menos de mi parte, nunca olvido que estoy tratando con personas y siempre trato de dar antes de recibir. Tienes alguna cuenta de Instagram donde pueda seguirte?

Esto no solo ocurre en las redes sociales, estan son simplemente un reflejo de la vida real. La mayoría de las personas utilizan a las demás para lo que las necesitan y cuando ya no las necesitan o dejan de interactuar con ellas simplemente dejas de saber de ellas, al principio parece progresivo y en otros casos es de repente… Luego vienen las escusas baratas, pero la realidad es que sacamos tiempo para lo que queremos. Las redes sociales solo son un reflejo de la vida real en las interacciones solo que se hace de una forma mucho mas egoista y radical porque no tienes a la otra persona frente a frente y eso a los que acostumbran ha hacerlo tanto en la vida personal como profesional les viene de maravilla.

Y la pregunta es, Zoraida, si teniendo la ocasión de hacer las cosas de otra forma vamos a preferir hacerlas como siempre… Por supuesto, habrá quienes prefieran continuar la tónica y hasta que les beneficie la distancia que pone por medio el entorno digital.

Yo, por mi parte, prefiero no ser de esta manera. Si puedo evitarlo, claro está.

Un abrazo y bienvenida siempre que gustes. 🙂

Un tema muy interesante, en mi caso, me he dado cuenta que en las RRSS casi siempre es si no das no te dan, si no aportas no recibes. esto me ha hecho ser reciproca, y la verdad es algo que tiene lógica, si alguien te ha dejado un comentario, contenido interesante, por qué no ser recíprocos, aunque tal vez esa persona no lo haga con esa intensión.

Yo tampoco agrego a desconocidos a mi facebook, y en las demás RRSS por ejemplo IG la mayoría de las personas que sigo y me siguen-somos del mismo hijo: MADRES,

Muy interesante lo del 5/25/150 no tenia idea de este método, gracias por compartir.

Claro, las redes sociales tienen ese matiz de win-win, o de «aporta o aparta». Lo malo es que si te descuidas por un tiempo, te vuelves invisible. Y a veces, aunque compartas cosas interesantes, te acabas volviendo invisible porque hay quien no quiere que le agites demasiado el gallinero.

Me alegra que te guste el 5/25/150. Puede que te sea útil para estudiar algún tema o trabajar en algo. 🙂

Hola Sergio, la verdad es que mi comentario de hoy no creo que te aporte en exceso porque no hago networking ya que estoy working 10 horas al día encerrada en mi curro y no uso las rrss en mi trabajo. Para el blog sí las uso y creo que son fantásticas para interactuar con más bloggers, con tus seguidores, etc pero también te digo que para mí todas han perdido su esencia social en pro de los puñeteros algoritmos así que está claro que cada día son redes más (A)sociales, o al menos es como lo veo yo.. muakss

Hola Sergio!!!
No conocía ni el término de networking no lo que implicaba así que me ha gustado enterarme de tu mano porque siempre tienes una forma muy personal de hablarnos de las cosas y si pelos en la lengua.
En mi caso no hago este tipo de practicas ni en mi blog que es solamente un hobby ni en mi trabajo remunerado porque tengo una mentalidad más libre y odio los marketings, los planes y las estrategias, un saludo

Bueno Penny, no todo el mundo lo conoce ni todo el mundo lo necesita… Así que me agrada ver que a ti te daba igual hasta que te lo he descubierto jajaja

Esto del networking sería parecido a hacerte amiga de otras personas en el ramo de la moda y los estilismos, que es el tuyo. Fotógrafos, estilistas, diseñadores, etcétera. Si no lo necesitas porque vas por libre y pasas del marketing y las estrategias planificadas al detalle, siempre puedes limitarte al colegueo y a salir de tapas con quien te caiga bien. 🙂

Un abrazo y bienvenida siempre que gustes.

Menuda entrada, aunque el término es conocido, no lo llevo a la práctica de ninguna forma. Ni yo lo practico ni otros me han involucrado en él. A lo mejor me he quedado pasada de moda o que mi actual situación, me permite seguir funcionando como lo he venido haciendo hasta ahora. Sin embargo y dado a la velocidad de vértigo que vamos en información, me llevo el concepto y me dejo esta entrada como favorita porque no viene mal consultar a los que saben cuando tenemos dudas.

El Networking es una de esas palabras que va a terminar cansando tanto como el Marketing, procrastinar y tantas otras que se ponen de moda, pero que a la final vienen de antes, las conocieron nuestros ancestros (que ojo no digo ya nuestros abuelos).

Porque el Networking existe de desde los tiempos de Upa, lo bonito de ello es que ha evolucionado hasta ser lo que conocemos hoy en día, el problema viene cuando la gente lo ve única y exclusivamente para sacar un beneficios (que sí que todos queremos ganar algo), el asunto es ¿Cuándo ganar amigos se convirtió en un negocio que no tiene rentabilidad?

Es triste si te digo la verdad descubrir que hay cosas que no tienen valor en esta época, cuando antes prácticamente eran la forma de vivir y relacionarse.

Las cosas tampoco son tan terribles, desde luego que no. No todo está perdido, creo que algunos estamos viendo estas tendencias de otra manera y eso es lo lindo de todo esto. Comprender que hay otros caminos y que no todo está a la venta o toda relación tiene que ser para yo ganar algo más allá de un buen contacto 🙂

Ya terminó por cansar, Diana… Y cosas peores.

Hay gente que le tiene auténtico pavor a eso de abrirse a personas nuevas, y se lo toma como salir de su zona de confort. Qué jodido pensar así, cuando deberíamos arder de ilusión y curiosidad por conocer personas nuevas y cambiar impresiones, colaborar y todo eso.

Por suerte, también hay gente que pide y aporta sensatez y que no va haciendo las cosas a ciegas, como bien señalas. Creo que a esos es a los que tenemos que arrimarnos nosotros. 🙂

La verdad es que he asistido a muchas de ellas y no voy a negar que existe los filtros. Porque seamos realistas todo depende lo que quieras obtener. No es un club de mejores amigos. Y yo he podido conocer a gente interesante con la cual sigo mintiendo una relación laboral fantástica y que muchas han derivado en amistad. Al final es cuestión de cada uno y todos son libres de elegir que hacer y que medio utilizar. No se hasta que punto estamos deshumanizandonos y que todo es un mero contacto por beneficio.

Yo también he asistido a cientos de eventos diferentes y en casi todos encuentro un factor común: el interés no está en ti, sino en lo que se puede obtener de ti o a través de ti. Por supuesto, ¡hay excepciones para todo!

En muchos eventos me han preguntado «¿cuál es tu blog?», «¿de qué va tu proyecto?» y cosas así con inocencia, curiosidad genuina y la mejor de las intenciones. Es muy fácil ver quiénes querrán mirar más allá de esa faceta y buscarán conocer a la persona, más que a lo que hace en este momento de su vida. Por eso tanto tú como yo hemos iniciado relaciones fantásticas de amistad (y en mi caso incluso más íntimas que eso) en eventos así.

No espero que sea un club de amigos ni las hermanitas de la caridad, pero sí que seamos mucho más conscientes de que marcamos tendencias con cada una de las corrientes que decidimos apoyar. Y un gran poder como ese, conlleva una gran responsabilidad. ¡Ya se lo dijo el tío Ben a Spider-man!

Un abrazo y bienvenida siempre que gustes. 🙂

¡Comentar es sexy! Deja tu aporte. =)