Categorías
Escritos cabrones TransformAcción

Cuatro libros recomendados para empezar bien el año

Cada vez más, mis amistades me piden una lista de libros recomendados para empezar bien el año. A menudo tiendo a dividir estas recomendaciones en libros «sesudos» y en libros «de ocio». Por ejemplo, aquí recomiendo más de 100 libros de ficción que cambian vidas.

Sin embargo, este año voy a reservarme la recomendación de libros de ocio para mi gente (a no ser que preguntéis); y me voy a deleitar compartiendo los que me parecen los cuatro mejores para empezar bien el 2019…

Al menos, visto el panorama y la situación que nos ocupa en medio mundo.

Los libros recomendados para empezar bien el año de La Vida es Fluir son los siguientes

Ante todo, quiero remarcar que hay un criterio personal para recomendar estos libros y no otros. Y paso a detallarlo a continuación:

  1. Todos son libros que tratan sobre temas que me afectan directamente.
  2. También son relativos a mis áreas de especialidad y trabajo (pedagogía, psicología, orientación, sociología).
  3. Son racionales, y están dirigidos a un público en busca de desarrollar su madurez y responsabilidad personal.
  4. Resultan amenos de leer, y se pueden extraer enseñanzas directamente aplicables de ellos.
  5. Están escritos por eminencias de gran recorrido y reconocimiento internacional en sus respectivos campos. Nada de diletantes y advenedizos que se han hecho famosos metiendo su cuchara en cazos que no son suyos.

Es decir: me interesaba hacer una lista SERIA de libros recomendados para empezar bien el año

He visto una tendencia un poco jodidita actualmente. Y es algo que me preocupa bastante.

Como hoy cualquiera puede hacer un libro, documental o X sobre cualquier tema sin ser especialista en el mismo; veo que está en alza el gesto de recomendar a personas que hablan de cosas que no les gustan ni les interesan realmente.

Eso sí, hablan de ellas del derecho y del revés. Siempre desde sus sentimientos, sus experiencias y sus tendencias pasadas; pero sin haber hecho inmersiones serias, exhaustivas y objetivas en las materias que tratan.

Su interés resulta evidente: aprovechar la corriente del momento.

Si se critica la sociedad, la educación, la identidad o cualquier otra cuestión semejante que pudiera tener un remedo de solidez, estabilidad o seguridad; es seguro que habrá público dispuesto a comprar.

Al fin y al cabo, ¡descontentos hay en todas partes!

Y si hay algo en lo que el ser humano destaca, es en quejarse y pedir ventajas bajo el nombre de la justicia. El tema de currárselo y hacer méritos, mejor para otros.

Así que nos vemos tragando carros y carretas con todo… Especialmente con las opiniones de los descontentos y ofendidos profesionales. Y no sé tú, pero lo que soy yo, me encuentro muy cansado de este tema.

Por eso estoy recomendando algo que sirve para darnos a todos en los morros, incluyéndome a mí mismo.

Es más: espero que estos libros recomendados para empezar bien el año te inspiren. Que te ayuden a darte cuenta de que las cosas importantes no están tan mal como nos las pintan… Y a trabajar por cambios racionales, con mejor espíritu y algo más de conocimiento de causa. 🙂

¡Vamos allá con esos libros recomendados para empezar bien el año!

El procedimiento será sencillo: te dejo el libro, su sinopsis y las razones por las que vi interesante recomendártelo.

Con eso deberías tener más que suficiente para saber si te resuena para este momento de tu vida.

¡Pongamos manos a la obra!

Repensar la educación, de Inger Enkvist

El primero de mis libros recomendados para empezar bien el año: Repensar la educación
El primero de mis libros recomendados para empezar bien el año: Repensar la educación

Repensar la educación analiza por qué necesita educación el ser humano, cómo se ha desvirtuado la educación occidental durante el último medio siglo y qué se debería hacer para enfocar otra vez la educación de manera positiva.

En las últimas décadas, la política ha conquistado la escuela a través de una serie de teorías que no tienen como meta la adquisición de conocimientos sino el cambio de la sociedad. Lo que en la prensa se llama la «crisis de la educación», es la consecuencia lógica de que no se permite a la escuela desempeñar su función de institución docente, sino que se le da una serie de cometidos ajenos a su naturaleza.

Repensar la educación quiere llamar la atención de padres de alumnos, de políticos y del mundo universitario sobre estas cuestiones.

Por qué listo Repensar la educación en mis libros recomendados para empezar bien el año

Desde que empecé mis estudios de Pedagogía en la Universidad Complutense de Madrid, entré en una especie de mundo aparte.

En mi facultad, la proporción de estudiantes era de un 90% de mujeres, si no más. Los hombres éramos anecdóticos en la mayoría de las carreras que allí se ofertan. Bueno, quizás con la excepción del Magisterio con especialidad en Educación Física.

Como es comprensible, en este ambiente hay una sensibilidad especial por ciertos movimientos y maneras de pensar. En la universidad destacaba el pensamiento de izquierdas y había una gran influencia del feminismo de género. De hecho, a día de hoy está todavía más acentuado que cuando entré yo.

Sin embargo, un detalle que me gustó fue que a veces invitaban a voces críticas con el feminismo de género y con las formas de actuación que propone casi toda la teoría pedagógica y educativa del último siglo.

¡Tal es el caso de Inger Enkvist y sus obras!

Esta prolífica autora sueca, hispanóloga y pedagoga de profesión, no está exenta de polémica. Ella distingue entre el feminismo de igualdad y el feminismo de género en varios de sus trabajos. La encontré investigando para un trabajo, y un día me crucé con ella en el ascensor de la facultad. Desde entonces, le presto mucha atención.

En el libro recomendado, así como en varias entrevistas que le han hecho, defiende que ablandar la escuela y alejarla de sus verdaderos cometidos (entre los que se cuentan fomentar la disciplina, la cultura del trabajo y el esfuerzo, y la responsabilidad personal) es lo peor que podríamos hacer.

Tal ablandamiento y desvío es la peor parte de permitir la influencia ideológica y política en el ámbito escolar. Al final, el interés no es dotar de capacidades y conocimientos a los alumnos; sino moldear su pensamiento y su conducta para lograr una transformación social.

En pocas y breves palabras: tenemos los disgustos y problemas que tenemos con la educación actual por tratar de adoctrinar a nuestros niños. Y si queremos cambiar esto, hace falta una radiografía realista del panorama. Por eso es uno de mis libros recomendados para empezar bien el año.

  • Si deseas comprar este libro en Amazon, únicamente está disponible en portugués. Apuesta por una librería, ve a la biblioteca o prueba suerte con Google.

Factfulness: diez razones por las que estamos equivocados sobre el mundo, y por qué las cosas están mejor de lo que piensas; de Hans Rosling (junto a sus familiares Ola y Anna Rosling)

El segundo de mis libros recomendados para empezar bien el año: Factfulness
El segundo de mis libros recomendados para empezar bien el año: Factfulness

¿Qué porcentaje de la población global vive en la pobreza? ¿Cuántas niñas acaban la educación básica en los países pobres? ¿Cuál es actualmente la esperanza de vida en el mundo? La mayoría de personas responden incorrectamente a estas preguntas y a otras similares. ¿A qué se debe? Este libro explica por qué somos más pesimistas de lo que en realidad deberíamos ser dada la situación real de nuestro mundo.

Hans Rosling, una eminencia del análisis y divulgación de tendencias globales, afirma que tenemos diez instintos que distorsionan nuestra visión. Desde nuestra tendencia a dividir el mundo en dos campos (nosotros contra ellos) a la manera en que consumimos la información de los medios (basada en la explotación del miedo), pasando por el modo en que percibimos el progreso (creyendo que las cosas siempre empeoran). Nuestro problema es que no somos conscientes de lo que no sabemos, e incluso cuando estamos informados nos dejamos llevar por sesgos inconscientes y predecibles.

Porque, pese a todas sus imperfecciones, la realidad económica y social del mundo es mucho mejor de lo que pensamos, lo cual no significa que no haya motivos para preocuparse ni cuestiones que requieran una mejora urgente. Quedan múltiples problemas por resolver, pero los datos nos indican que el mundo cada vez va mejor.

Inspirador y revelador, lleno de anécdotas llamativas, datos reveladores e historias conmovedoras. Factfulness es un libro urgente y esencial que cambiará la manera en que ves el mundo y que te permitirá responder a las crisis y oportunidades futuras.

Por qué listo Factfulness en mis libros recomendados para empezar bien el año

No hace mucho, me encontré con un texto donde presentaban a los autores de este libro y su proyecto Gapminder.

Desde hace bastantes años se dedican a demostrar que hay una gran ignorancia en cuanto a los hechos mundiales más relevantes, básicos y evidentes; y que de hecho preferimos dejarlos de lado y apoyarnos en percepciones sesgadas.

De ahí que las preguntas provocadoras de la sinopsis del libro hablen precisamente de la pobreza total del mundo, la educación básica de las niñas o la esperanza de vida.

Si la cagamos con cosas tan simples, ¡imagínate con lo realmente complicado!

Y por eso me resultaba interesante recomendar un libro con el que aprendamos unos cuantos hechos interesantes y desafiemos nuestras percepciones distorsionadas.

Como en el caso de Repensar la educación, solamente partiendo de este punto de autoevaluación rigurosa podemos aportar soluciones útiles y positivas. Y lo que es más: que al menos tengan algo que ver con el problema al que apuntan. Por eso es uno de mis libros recomendados para empezar bien el año.

La mente de los justos: por qué la política y la religión dividen a la gente sensata; de Jonathan Haidt

El tercero de mis libros recomendados para empezar bien el año: La mente de los justos
El tercero de mis libros recomendados para empezar bien el año: La mente de los justos

En unos tiempos como los actuales, de enorme polarización política, resulta inevitable hacernos una pregunta: ¿por qué no podemos llevarnos bien? Seamos de derechas o de izquierdas, demasiadas veces tenemos la sensación de que nuestro adversario, además de oponerse a nosotros, no entiende en absoluto nuestras posturas y ni siquiera lo intenta. Eso hace que las divisiones sociales se estén consolidando, el debate público se convierta en un griterío y que en su mayoría los ciudadanos crean que sólo ellos están en lo cierto.

Muchas personas, guiadas por razones morales que en realidad no son fruto de la razón, sino de un tribalismo parcialmente innato, son incapaces de entender que tanto los progresistas como los conservadores o los liberales, los creyentes y los ateos, tienen parte de razón; el conflicto moral les impide verlo.

Recurriendo a las investigaciones más recientes en campos como la neurociencia, la genética, la psicología social o los procesos evolutivos, La mente de los justos explica por qué los ciudadanos de las sociedades modernas viven divididos por distintas visiones morales de la realidad que, en última instancia, se traducen en tribus políticas aparentemente insalvables. Y es, también, una receta racional y moderada para intentar superar ese enfrentamiento y aprender a cooperar.

Por qué listo La mente de los justos en mis libros recomendados para empezar bien el año

En estos días me agota demasiado el tener que conversar con personas que no saben sostener una diferencia de opiniones de manera respetuosa, y termino siendo más papista que el Papa con eso.

Dicho de otra forma: a los groseros les reflejo lo mismo que me entregan, pero enfatizado… Y con este libro, simplemente dejé de pelear por cualquier idea. Por eso es uno de mis libros recomendados para empezar bien el año.

Hoy me limito a exponer lo que veo y en lo que creo. Así, la gente que no casa conmigo ni es capaz de convivir respetuosamente con la diferencia se filtra sola.

Además, también es un acto de reconciliación conmigo mismo. La mayor parte de mi vida me he visto más alineado con ideas que se encasillan como progresistas o de izquierdas. Y sí, también he sostenido otras que se encasillan como conservadoras o de derechas.

Sin embargo, algo caracteriza a todas mis ideas, sean del signo que fueren: me he distanciado de ellas en cuanto he visto claro que solamente contribuyen a un autoatentado.

Y a medida que voy creciendo, veo que la mayor parte de las personas a mi alrededor (que van de los 15 a los 60 años de edad por lo general) protagonizan el mismo gesto de desembarazo que yo con respecto a muchas de sus ideas.

Cosa que me parece perfectamente lógica, por cierto. Cuando aquellos ideales que han defendido con tanto fervor en su juventud y en su madurez se vuelven perjudiciales contra ellos mismos; giran todo el timón y frenan la marcha para poder rectificarla.

Por eso están surgiendo cosas tan aparentemente contradictorias como mujeres en contra del feminismo, socialistas de derechas y similares. Y todo lo que tengo que decir al respecto es que algún motivo habrá para ello.

12 reglas para vivir, del Dr. Jordan B. Peterson

¿Cuáles son las reglas esenciales para vivir que todos deberíamos conocer?

El cuarto de mis libros recomendados para empezar bien el año: 12 reglas para vivir de Jordan Peterson.
El cuarto de mis libros recomendados para empezar bien el año: 12 reglas para vivir de Jordan Peterson.

(Sustituyo esta parte de la sinopsis por una enunciación de las 12 reglas de Peterson.)

  1. Mantente erguido con los hombros hacia atrás, como las langostas. También enunciada como «evita ser patético».
  2. Trátate a ti mismo como si fueras alguien al que fueras responsable de ayudar.
  3. Hazte amigo de aquellos que quieren lo mejor para ti.
  4. No te compares con los demás, sino con quien tú mismo eras ayer.
  5. No permitas que tus hijos hagan algo que te lleve a odiarlos. También enunciada como «halla el equilibrio entre rigidez y amor».
  6. Ordena tu casa antes de criticar el mundo. También enunciada como «si quieres cambiar tu entorno cuida primero de que tu vida no sea un desastre».
  7. Busca aquello que es relevante, no lo que te sea sencillo o conveniente.
  8. Di la verdad, o por lo menos no mientas.
  9. Asume que la persona a la que estás escuchando puede saber algo que tú desconoces.
  10. Sé preciso al hablar.
  11. No molestes a los niños cuando montan en monopatín. También enunciada como «deja a tus hijos seguir sus tendencias naturales sin imponerles tus gustos e ideas». Y sí, esto incluye dejar en paz sus tendencias biológicas fruto de la diferenciación sexual.
  12. Cuando te encuentres un gato por la calle, acarícialo. También enunciada como «aprende tus limitaciones, aprecia la belleza de la vida y vive el momento».

(Volvemos a la sinopsis del libro.)

Jordan Peterson, «el pensador más polémico e influyente de nuestro tiempo», según el Spectator, nos propone un apasionante viaje por la historia de las ideas y de la ciencia —desde las tradiciones antiguas a los últimos descubrimientos científicos— para tratar de responder a una pregunta esencial: qué información básica necesitamos para vivir en plenitud.

Con humor, amenidad y espíritu divulgativo, Peterson recorre países, tiempos y culturas al mismo tiempo que reflexiona sobre conceptos como la aventura, la disciplina y la responsabilidad.

Todo con el fin de desgranar el saber humano en doce hondas y prácticas reglas para la vida que rompen radicalmente con los lugares comunes de la corrección política.

Por qué listo 12 reglas para vivir en mis libros recomendados para empezar bien el año

Peterson es uno de los más activos e influyentes expertos mundiales en psicología y comportamiento humano.

Se hizo famoso al no dejarse coaccionar por las acciones de corrección política que se han instaurado por la fuerza en Canadá; país en el que ejerce de profesor universitario. En concreto, al explicar por qué se negaba a dejar que su gobierno dictase con qué pronombres debía dirigirse a las personas que se identifican con géneros no binarios.

Desde entonces, ha ido obteniendo cada vez más fama por su estilo de debate.

Nadie es capaz de arrinconarlo en una discusión. Nunca pierde las formas. Siempre habla con hechos y con precisión.

Puede gustarte más o menos lo que dice, aunque eso no le quita un ápice de razón.

Ya tenía una obra bastante puntera: Mapas de significado. En ella nos daba un primer antídoto para el caos (haciendo un guiño al subtítulo de 12 reglas) que supone la pérdida del sentido en cuanto a todo lo que cimenta nuestra sociedad. Por algo es un libro dedicado a la arquitectura de las creencias.

En 12 reglas para vivir, Peterson da un repaso a todas las bases culturales e históricas que nos han aportado solidez y buenos referentes.

Por eso es uno de mis libros recomendados para empezar bien el año. ¿Qué mejor que regalarnos estabilidad?

Comparte también bastantes de aquellos valores que pueden ser denostados actualmente por su asociación típica con ideales religiosos; en lo que sin duda es un claro acto de desprecio por lo que en su día fue el mayor y más eficiente vehículo de difusión cultural en el mundo. De nuevo: guste más o menos, para bien o para mal.

Por eso podemos ver que todas las religiones mayoritarias del mundo reflejan cuestiones como las que Peterson expone en su texto ayudándose del cristianismo, cada una a su manera.

Si buscas algo que te ayude a recobrar la estabilidad, la solidez y la seguridad en tu vida, dale una oportunidad. Este libro va reuniendo a padres e hijos, impidiendo suicidios, reparando relaciones y encauzando vidas… Todo ello y mucho más; de a una persona cada vez.

Hasta aquí llegaron mis libros recomendados para empezar bien el año

Por supuesto, cabe recordar de nuevo que es una lista muy íntima y personal.

Estoy seguro de que si tú elaboras una lista de libros recomendados para empezar bien el año tendrías títulos muy diferentes. Quién sabe si serían de este estilo, o más bien del tipo que me han llevado a recomendar estos precisamente.

En cualquier caso, si te sientes capaz de tener un debate amigable y respetuoso al respecto, los comentarios están abiertos.

Cuéntame: ¿qué libro sumarías a una lista de libros recomendados para empezar bien el año? ¿Por qué ese y no otros? ¿Qué relación tiene contigo y con tu vida?

Por Sergio Melich

Pedagogo por la Universidad Complutense de Madrid. Comunicador y mentor por vocación. Experto en Comunidades Virtuales. Autor de las webs La Vida es Fluir (mi blog) y Comunidad Fluyendo.

Aventurero y Heartist (una persona comprometida a vivir, crear y obrar con cabeza, corazón y conciencia). Escribo sobre el Buen Vivir: autoaprendizaje, estilo de vida, habilidades sociales, relaciones y más. Apoya mis proyectos: https://www.patreon.com/lavidaesfluir

2 respuestas a «Cuatro libros recomendados para empezar bien el año»

Gracias por las recomendaciones, Sergio!

Me parecen acertadas. Ya que por inercia se tira al ocio, y está bien, contrapesarlo con libros útiles para la vida es todo un acierto. Y algunos títulos se notan potentes, sólidos.

Te comparto algunas críticas (sí, sin haberlos leído) y añadidos para enriquecer.

– Sobre el libro «Factfulness…» estoy de acuerdo en parte. El problema es la expresión en términos relativos o absolutos. En términos relativos, hay indicadores excelentes de progreso, concordia y bienestar en muchos países del mundo tradicionalmente hundidos en la miseria y el caos. En términos absolutos, considero que el mundo está peor que nunca. Avanzamos, a costa de una enorme deuda económica y medioambiental. Cuando ésta estalle, se puede armar la de San Quintín. Un ejemplo que lo ilustra, sería una persona que goza de bienestar material, accede a cursos caros y en su entorno social y familiar hay paz gracias a estos recursos. Sin embargo, éste sujeto mantiene este bienestar con altísimas dosis de estrés por los requerimientos de ese modo de vida, está enfermando; y a la vez, se endeuda económicamente cada año más. Exteriormente, todo va bien; hacia dentro, se gesta una tragedia. Si un día no puede acceder al crédito fácil o cae enfermo de algo muy serio, todo se desmorona. La deuda mundial pinta horriblemente mal, y la inminente escasez de recursos fósiles, y medioambientales en general, pronostican que todo va a saltar por los aires. Te aconsejo echar la zarpa a un libro llamado ‘Los límites del crecimiento’, del año 1972, con pronósticos nada desfasados para haber pasado 50 años.

– Aunque lo disimulas, hay una solapada crítica al feminismo de género. Asumo , desde hace tiempo, esta clase de sutilezas. Es la autocensura, pues corren malos tiempos para discrepar en torno a este movimiento sin meterse en embolados. Y muchas veces, a uno no le apetece. No por falta de ideas y datos buenos, por pereza de no llegar a ninguna parte. En relación, un canal excepcional de YouTube (quizá lo conozcas) es el de ‘Un tío blanco hetero’. Carga contra los excesos del feminismo y la corrección política. Nada de misoginia, ni MGTOW, derechismos, izquierdismos, pensamiento mágico ni corrección política. Respaldado por información fiable en términos científicos y de sentido común. Justamente, este hombre estuvo viviendo en Canadá hace una década y fue testigo del alocado viraje que se dio alrededor de ciertas ideas hoy dominantes como dogmas de fe.

– En general, sobre el concepto progreso, no tanto a nivel personal sino social, puedo aportar ‘La rebelión de las masas’, de Ortega y Gasset. Me pareció un shock a la cabeza cómo desmonta nuestro concepto y ego en torno a la idea que progresamos y progresamos.

Espero, de tu lista, echarle la zarpa al de Peterson. Gracias de nuevo y nos vemos por LVEF 😉

¡Qué gusto me da tenerte de vuelta Theo!

Me encanta todo lo que has aportado a esta nota. Y te quiero comentar que la mayor parte de Factfulness está dedicado a cuestiones sociales más que a temas geográficos.

En mi opinión es un punto de partida para decir «nosotros no estamos jodidos, pero el planeta sí que lo está ya». Y a partir de ahí empezar a cambiar cositas en lo posible. Sobre todo nuestra mentalidad.

En cuanto a mis críticas al feminismo de género, son muy habituales y no me molesto en disimularlas. Lo único es que no son el argumento principal de lo que hago. Viré de rumbo desde el 2014 y uso la misma estrategia que Disney para colarnos ese mismo feminismo: no hago de mis críticas el centro de mis obras, sino que las ubico en una capa de lo que hago y dejo que se perciban las varias lecturas de ello. Si vas a ver la segunda parte de Rompe Ralph, por ejemplo, comprenderás esto que te digo al toque.

Y sí, también hay algo de autocensura de supervivencia. Hay un texto sobre afrontar y evitar denuncias falsas en mis borradores desde finales de 2014. Llegaron a mis manos investigaciones y datos de fuentes oficiales (por ejemplo, del ejército de Estados Unidos) sobre un protocolo de investigación de denuncias con el que el 50% aproximado se demostraban falsas directamente sin entrar a usar el polígrafo y pruebas más exhaustivas; y otro 24% aproximado se demostraban falsas tras la aplicación de las susodichas pruebas.

El texto para prevenir estas denuncias en sí afirmaba que los tres motivos para una denuncia falsa son: 1) aprovechar las ventajas del estatus de víctima, como la simpatía y crédito social o las ayudas reservadas a víctimas; 2) descargarse de la responsabilidad por sus actos, porque si fue abusada no es culpa suya lo que pasó; y 3) utilizar el peso de la ley como palanca o instrumento de venganza.

Entonces, básicamente animaba a no tener una reputación dudosa de la que se puedan aprovechar para generar dudas en tu contra.

Bueno, animaba a eso y a tener pruebas documentales de su participación voluntaria en la medida de lo posible (¡ya en 2014!); a encarar la situación hablando calmada y directamente con la persona que te acusa, porque a veces puede estar dejándose aconsejar mal por terceros; y a no relacionarse con mujeres problemáticas. Sin excepciones. ¿Bebé, se droga, tiene pensamientos extremistas? ¡Descalificada!

Y por supuesto, también animaba a no hacer nada cuestionable a las personas para evitarse acusaciones de corte moral. Evita ligar en las fiestas nocturnas cuando todo el mundo va puesto hasta las trancas, no abordes a desconocidos, mantén tus citas en ambientes públicos y lejos de tu casa o de la suya, etcétera.

Decir esto abiertamente puede ser buscarse la horca social… Pero bueno. A veces también ayuda ser polar.

¡Por cierto! Gracias por referenciarme a UTBH, Theo. Lo conocía y estoy tratando de contactar con él para realizar varias colaboraciones. Veremos si es posible, porque si no, podemos acabar viendo un panorama tan chungo como lo que se ha visto en The 21 Convention.

Por si no lo conoces, te lo referencio. Pasó de ser uno de los mayores eventos sobre bienestar masculino en general (y uno donde yo quería ser ponente world class) a ser un referente Red Pill de la hostia y darme cierto recelo. En su propaganda afirman abiertamente que el feminismo (tal y como se está manifestando ahora) es el movimiento definitivo de supremacía y odio y prácticamente te llaman a trincheras. ?

Veré si puedo hacerme con el libro de Ortega y Gasset para darme el gusto.

¡Comentar es sexy! Deja tu aporte. =)