Bienvenidos a todos una vez más a La Vida es Fluir. Tenemos un curioso tema entre manos hoy, por lo tanto prestad atención y os encandilaré la mente.

Voy a continuar con el escrito sobre la sensualidad hablando sobre factores de la personalidad que pueden acentuarse para volverlos más sensuales. En este artículo prescindo de citas todo lo posible, ¡así que vamos allá!

La sensualidad muy a menudo se encuentra en los detalles...
La sensualidad muy a menudo se encuentra en los detalles…

Primero vamos a definir qué cosas podemos observar y acentuar para afinar nuestra sensualidad…

Es una clasificación sencilla: dos factores con varias facetas cada uno.

Se trata de una muestra entre sutil y evidente de nuestra identidad; que presentamos a los demás en prácticamente toda situación compartida con ellos.

Y si lo llamamos sensual, es porque apela a los sentidos y los estimula. En detalle resumido, tenemos…

Cinco factores externos (con los que seré poético):

  • Tu manera de ser,
  • La forma de vestir que te caracteriza,
  • Ese modo de inspirar con tus palabras y actos,
  • Tus ojos y tu forma de mirar,
  • Y esa manera de moverte por el mundo…

Junto a cuatro factores internos (con los que no voy a ser tan poético):

  • Pensamientos
  • Sentimientos
  • Energía Sexual
  • Magnetismo Personal

No quiero precargar un concepto en tu mente con definiciones breves.

Por el momento léelos en voz alta y comprueba el gusto que te dejan. El cosquilleo que te generan desde la nuca a los tobillos.

Respira profundo y sígueme en este viaje por tu sensualidad.

Breve definición de la Sensualidad y la persona sensual

Una persona sensual es toda aquella que genera atracción o reacción en los sentidos de otra. Parece casi obvio, ¿verdad?

Hablamos de una persona que tiene la capacidad de inspirar algo, vaya… Bien sea deseo sexual, interés, bienestar, excitación, deseo de hacer el amor, etc. Y lo que es más, ¡puede inspirarse incluso a sí misma!

Con este criterio, entenderás que eres un ser sensual por definición, aunque no lo creas.

¿Qué relación tiene la sensualidad con la sexualidad?

Es una relación de simbiosis: tu capacidad de percibir y manifestar estímulos placenteros te incita a buscarlos activamente. Al mismo tiempo, te enseña a regular tu exposición y tu intensidad.

Dicho de otra forma: desarrollas apetitos y conductas que dejan huella en tu contacto con el mundo y con otras personas. Y si tienes el don de la sensibilidad o el del detallismo, ya ni te cuento.

En general, las personas que poseen un fuerte potencial sexual tienen una sensualidad muy acusada.

Ahora bien, en muchos casos ellos mismos no se dan cuenta; pero el magnetismo personal que se desprende de estas personas es muy envolvente y al entrar en contacto con ellas puedes sentirte absorto.

¿Y de dónde sale esta clase de ánimos?

La sensualidad que se irradia, que es «proyectada», digamos; proviene de dos fuentes diferentes: una se encuentra en el interior y la segunda en el exterior.

De la fuente exterior ya hemos hablado en el primer artículo (aunque aquí también se toca más adelante); así que éste es el turno del énfasis en la interior.

Tu poder sensual interior lo obtienes de tus pensamientos, de tu energía sexual, de tus sentimientos y de tu magnetismo personal; o lo que es lo mismo (y en una sola palabra), de tu personalidad.

Veamos ahora cómo se puede influir en aquellos factores que hemos mencionado al principio, para que refuercen nuestra sensualidad y hablen por sí solos.

Factores Internos de la Sensualidad

Como he señalado antes, hay cuatro factores considerados «internos» que afectan a tu sensualidad. Veamos cuáles y cómo:

Los pensamientos

Los pensamientos tienen la costumbre de hacerse eco en los demás y, por tanto, producir efectos muy diversos a placer.

De esta manera, un pensamiento sensual, es algo que ilumina positivamente a la persona. Es una actitud o un deseo que, por la causa que sea, tiene el poder de atraer a los demás.

Pero, casi como si fuera obvio, para poder recibir también hay que dar… Si bien a muchos les cuesta dar sin antes recibir.

Si practicamos la reciprocidad y aportamos lo necesario para llegar a un equilibrio, podremos usar nuestros pensamientos de un modo más sensual.

Los sentimientos

El ser humano se debate entre los frentes de la lógica y las emociones, que son casi totalmente ilógicas y sin embargo son las que consiguen la reacción y el avance.

Una persona sensual actúa sobre las emociones de quienes le rodean.

Hablando directamente a las emociones, automáticamente se podrá influir en los sentimientos y emociones de la otra persona… Hecho notable sobre todo cuanto mas vehemente sea nuestra emoción y nuestra expresividad.

A menudo, una persona enamorada consigue esa vehemencia tan poderosa tan sólo por la intensidad de sus sentimientos y su claridad al demostrarlos.

Siente el amor en su plenitud al menos una vez en tu vida, y serás capaz de conservar dicha vehemencia por siempre. Pero recuerda, no te aflijas por su marcha o no podrás verlo cuando regrese.

La energía sexual

Las personas con una fuerte carga de energía sexual desprenden una sensualidad generalmente mayor que las demás.

Seguro que todos hemos notado el impulso de la energía que prioriza el conseguir satisfacer nuestra excitación sobre todo lo demás. En especial cuando llevamos tiempo almacenando y reprimiendo esta energía y sus apetitos.

En esos momentos la sensualidad alcanza unas cotas brutalmente altas. Pregúntale a los que practican tantra. Sin ser especialmente guapos, irradian algo muy intenso.

La sensualidad, como muchas de nuestras emociones, se transmite entre los seres humanos como el fuego en pasto seco.

Conseguir aumentar nuestra energía sexual (en especial mediante relaciones sexuales frecuentes y teniendo satisfacción en los actos interpersonales) elevará nuestra capacidad para generar esa sensación en nosotros mismos y en los demás.

El magnetismo personal

Como el mítico vampiro, una persona sensual posee un misterioso y arrebatador magnetismo personal que lo envuelve en una aureola de seducción.

Este magnetismo se consigue por actos, gestos, maneras y, sobre todo, por nuestra forma de expresarnos.

De hecho, es un punto clave para que nuestra sensualidad se muestre en su plenitud y con rienda suelta.

Mi consejo habitual de Todo Menos Marear es buena muestra de ello,

Vamos ahora con los factores Externos de la Sensualidad

Por contraposición, la potencia sensual exterior surge de la manera de ser, la vestimenta, las actitudes, la expresión que antes mencionábamos en el magnetismo, las formas de mirar y moverse… En general en todo nuestro abanico de expresión.

Vamos a describir detenidamente las cualidades de este aspecto, para saber como usarlo debidamente y así convertirnos eventualmente, en unas personas irresistiblemente sensuales.

Es tu manera de ser…

La manera de ser es sin duda la que habla de tu mundo interior y de tu procedencia.

Model: Macarena Palomo R. (Photo credit: Wikipedia) Una foto cargada de Sensualidad.
Model: Macarena Palomo R. (Photo credit: Wikipedia) Una foto cargada de Sensualidad.

Tal cual sea esta, puede provocar envidias, penas, apetito sexual, amistad, carisma… De todo un poco.

En general, y salvo con personas que se dedican a aparentar ser otros porque tratan de interiorizar su comportamiento; lo que aparentamos es un heraldo fiel de lo que tenemos dentro.

¡Pero ojo! Porque no siempre es fácil ver todo lo que se es o se aparenta, y siempre hay lugar a error

De hecho, a menudo podemos estar cayendo en proyectar sobre los demás nuestros recuerdos y anclas emocionales. Y lo mismo nos puede venir de vuelta a nosotros. Lo cual, como ya he contado en alguna de mis charlas, es una gran putada.

Si le recuerdas a alguien a su padre o a su ex, puede ser tan bueno como malo, según lo que ambos representen en su vida y le inspiren actualmente.

Por tanto, construirse una personalidad sólo por el hecho de agradar a los demás podría hacer que se derrumbe como un castillo de arena en medio de las olas.

Encontrar el verdadero yo interior es lo que debemos hacer aquí

Conocerte a ti mismo.

Encontrar tu potencial esencial para ayudarlo a crecer, y manifestarlo abiertamente.

Este es el acto más natural y más poderoso en cuanto a crecimiento personal se refiere.

Tu autoestima y seguridad en ti mismo crecerán tanto que darás asco y envidia; pero no por ello dejarás de gustar a los demás.

La forma de vestir que te caracteriza…

En esta sociedad tan superficial, al parecer el hábito sí hace al monje.

Se nos juzga constantemente por nuestra apariencia exterior, y esto hace de nuestra vestimenta una carta de presentación un tanto peculiar.

Normalmente, nos vestimos de acuerdo a nuestra manera de desenvolvernos o a los contextos que deseamos habitar. Por tanto no suele resultar sencillo aconsejar a alguien en esta materia.

No obstante, consejos de corte general sí que existen. Y no hablo del mítico «Suit up, Ted!» de Barney Stinson. 😉

Veamos algunos de ellos:

  • Intenta vestir acorde con cada situación, pero sin renunciar a tu estilo propio.
  • Vestir a la moda ayuda bastante para poder causar buena impresión.
  • Los colores vivos y claros suelen favorecer más que los apagados y oscuros.
  • Intenta vestir siempre prendas que te sean cómodas, acordes con tu gusto y tu persona.
  • No te fuerces, pues estarás incómodo y los demás lo notarán.

Ese modo que tienes de inspirar con la palabra…

Las cosas que se dicen, y también cómo se dicen las cosas.

Haciendo buen uso de tus recursos expresivos, podríamos hacer (como dice Fito en una de sus canciones) que por la boca viva el pez.

Tomarse el tiempo para vocalizar y pronunciar bien no es mala idea, aunque hay gente a quien le pone nervioso. Pero peor es poner tensos a los demás por hablar siempre deprisa y atropellarse con las palabras.

¡La claridad seduce, tenlo presente!

Respirar y pausar para tener claro lo que quieres decir antes de decirlo es buena idea también.

La entonación, la cadencia y el volúmen de la voz son otro elemento altamente sensual. Ensayar esto hablando con otras personas, o grabándose uno mismo y escuchando, es una opción a tener en cuenta.

Otro detalle importante es la honestidad.

Cumplir tu palabra y que tus actos vayan en consonancia con los valores que dices defender es algo sumamente sexy. Pero sobre eso hablo en esta entrada (y muchas otras), así que continuemos.

Recuerdo un consejo que me dieron en su día cuando hacía prácticas de interpretación y actuación.

Me dijeron que intentase pronunciar las frases de alguna escena de película que me inspirase una carga emocional concreta e intensa, para tratar de vibrar en esa frecuencia.

Por eso, te aconsejaría que pruebes a emular algún diálogo de James Bond, Rocky, Conoces a Joe Black, Noviembre Dulce o El diario de Noa.

También sirve cualquier otro texto de carga sensual y romántica. Interprétalo y observa los resultados en tu estado emocional.

Son tus ojos, que me atraviesan como espadas…

Ah, el poder de la mirada… Tan capaz de mostrar y transmitir el estado de ánimo de su dueño.

Hay acaso, queridos compañeros… ¿Hay acaso algo más sensual que la mirada de dos personas que se aman?

¿Existe algo más sensual que una intensa mirada de deseo puro?

Ah, pájaro… Veo que me empiezas a comprender.

Merece la pena (¡y mucho!) ser capaz de demostrar tus emociones con la mirada

O en este caso, permitir que las refleje intensa y claramente.

Un buen consejo, derivado del anterior, sería colocarse delante de un espejo y tratar de imprimir emociones a nuestra mirada.

Prueba primero con ternura, diversión, amor, picardía, sorpresa, ternura, deseo, alegría, pasión… Cualquiera de la gama positiva. Y prueba también con otras consideradas negativas.

Ser expresivo con la mirada es sensual. Pero no se trata de ser una plañidera tampoco, ojo al dato.

Y esa forma de moverte, con la que acaricias el mundo a tu paso…

El cuerpo y cómo lo movemos también habla de nosotros.

Si parecemos abatidos y enfermizos, seguramente inspiremos más pena que gloria. Si los gestos son más bruscos y amenazadores, probablemente se inspire más temor que ternura.

Con dos ejemplos he hablado de lo importante que son la mesura y la sutileza

Poco importa, y puedo jurarlo con la mano en el fuego, lo que digas y cómo lo digas; si tus ademanes, tus gestos y tu desenvoltura general no lo acompañan adecuadamente.

No olvides que la gente suele dejarse apoyar más en el sentido de la vista que en cualquier otro. Si quieres, entra por los ojos, pero quédate dentro por todo lo que representas.

Evita ser extremista: ni muy veloz ni muy lento, ni muy brusco ni muy suave, ni muy tímido ni muy lanzado.

Repítelo en tu cabeza si te ayuda: equilibrio, sutileza, calma, seguridad. SÉ REGIO.

Consejos finales de una persona sensual

Podría dar muchos consejos (unos mejores que otros, claro)… Pero creo que valdrá con tres.

No trates de aparentar ser lo que no eres, porque no está en sintonía con las sensaciones que transmites (tanto las conscientes como las inconscientes)… Y sería como tratar de apagar un incendio vertiendo gasolina encima. Solamente puedes acabar quemado.

No te preocupes demasiado por dar una impresión concreta. Lo más normal es que eso te aleje de lograrlo siquiera; y que te mantenga en tensión constante sin necesidad de ello.

Y como regla de oro: permite que los demás alberguen curiosidad por ti.

Es bastante importante enfocar todo lo anterior de la forma con la que verdaderamente te sientas cómodo y representado fielmente.

Un buen síntesis de la actitud con la que considero que se puede afrontar lo de expresar tu sensualidad sería este:

  • Buscando e inspirando comodidad para ti y para todos a tu alrededor.
  • Usando y fomentando la intimidad en sentido «compartirnos mutuamente» (es decir, conocerse íntimamente siempre que se pueda).
  • Dejando caer alguna insinuación o apreciación que otra, con buen tino y elegancia. Pues todos sabemos que el flirteo, bien llevado y sin dobleces o segundas lecturas, le alegra el día a todo cristo.
  • Y en general, trayendo a la mesa todo lo que nos pueda poner de buen humor.

Porque sí, mis hermanos… El mejor amor necesita del mejor humor.

Y no hace falta que te lo jure, pues lo demuestra la vida día tras día.

Las parejas que se divierten juntas duran mucho más tiempo que las que no tienen nada que compartir.

Y eso, en un mundo donde la tasa de divorcios y separaciones anda superando el 50% a nivel mundial (o al menos en potencias mundiales como Estados Unidos y otros países del primer mundo), es muy significativo.

Por eso, antes de cerrar el escrito te dejo con los consejos matrimoniales que todos desearíamos haber recibido para salvarnos del divorcio… O de nuestras peores rupturas.

En resumidas cuentas… Esto es todo lo que necesitas saber sobre la Sensualidad

Para poder manifestar la parte sensual de tu identidad de manera saludable…

  • Ten en cuenta tu realidad personal como punto de partida.
  • Aprende a evitar las farsas y los intentos por impresionar.
  • Benefíciate de las sinergias entre los factores de sensualidad y sus distintas facetas.
  • Respeta el proceso natural de las cosas que vives y sientes.
  • Cultiva hábitos que conecten con tu sensualidad y la potencien.

Y con todo esto dicho… Ponte en movimiento. Relájate y disfruta del viaje.

Por favor, si te ha gustado esta entrada, considera:

  • Puntuarla – Para que pueda conocer cuánto te ha gustado.
  • Comentarla – Para que con tu opinión sigamos creando inteligencia colectiva.
  • Compartirla – Para que otras personas puedan beneficiarse y disfrutarla.
  • Recomendar mi trabajo – Para seguir creciendo y avanzando junto a ti y los tuyos.

Muchísimas gracias por tu compañía y colaboración.

Un abrazo, y vuelve por mi web cuando quieras.

Por Sergio Melich

Pedagogo por la Universidad Complutense de Madrid. Comunicador y mentor por vocación. Experto en Comunidades Virtuales. Autor de las webs La Vida es Fluir (mi blog) y Comunidad Fluyendo.

Aventurero y Heartist (una persona comprometida a vivir, crear y obrar con cabeza, corazón y conciencia). Escribo sobre el Buen Vivir: autoaprendizaje, estilo de vida, habilidades sociales, relaciones y más. Puedes contactarme por redes sociales y contarme tu caso. =)

8 respuestas a «Principios: Sensualidad (II)»

Sabes.. he estado hablando con una amiga y me a dado una idea, y es esa misma idea la que he hablado contigo, con Balleck y con James.
Pero los principios de sensualidad…¿son la principal causa para que nosotros podamos penetrar y permanecer en la mente de las demas personas, o es acaso que Kheldar tiene que confeccionar otro articulo para explicar la manera en que podamos penetrar el consciente/inconsciente de las personas, y pasemos de ser unos simples ligones para ellas, a ser un «me encanta este tipo, tiene un no se que, que me atrae y me vuelve loca, no puedo estar 5 minutos sin pensar en el»?.
Saludos Kheldar… estos articulos son balas de plata pura =).

Con esto ya haces mucho por entrar en la mente de otras personas sin realmente hacer ningún esfuerzo especial para ello. Sin embargo… Prefiero que la gente no se centre en usar cataplasmas del tipo PNL y similares, y más bien se decida a hacer las cosas como las sienten y ser ellos mismos.

Quien sabe, puede que me anime a escribir algo al respecto. Aunque la verdad, seguramente hable de como hacerlo sin mayores aspavientos, a través de interiorizar la sensualidad, y como ya he mencionado algunas cosas que pegan muy bien con este asunto. Actitudes en su mayoría. También alguna herramienta (el calibraje nunca puede faltar).

Sergio, comentas que “las personas con una fuerte carga de energía sexual desprenden una sensualidad generalmente mayor que las demás”.

¿Cómo sugieres expresar esa energía sexual en una apertura?

abrazos

Eso no es una pregunta que pueda responder precisamente, creo que es algo más bien subliminal y que va implícito. Pero si me fijo en cómo lo noto yo en otras personas… Hablaría de la forma de mirarme, de tocarme -dónde y cómo lo hacen-, de posicionarse respecto a mi, de gesticular, de hablar conmigo -especialmente las palabras que escogen y los énfasis de voz que hacen-, y su capacidad para transmitirme o provocarme una reacción en forma de sensaciones o emociones… Así como la intensidad de las mismas.

Sin duda, últimamente me ha venido mucho la ley de la atracción… y cada vez que lo veo lo compruebo más y más: voy por el buen camino, aunque a veces uno tropieza y tiene que levantarse otra vez. Interesante artículo, y a decir verdad aunque si bien está un poco generalizado da una idea clara de cómo convertirte en ese electro imán místico que hay dentro de ti. La autocompresión, aunque simple pero no fácil, es la mejor forma de encontrar ese balance entre lo erótico, inocente, sutil, bestial y control.

La modelo de la imagèn , preciosa, la Maka Palomo, y la fotògrafa tambièn, la MaKa
Mabrosky.-
Bsssitssssssssss
Ana Marìa

¡Comentar es sexy! Deja tu aporte. =)