Es una entrada rápida en medio de la noche para compartir con todo mi público por qué me siento como lo hago.

Miyavi me acompaña desde 2002, como músico multitalentoso. He visto su evolución desde que estaba en Due’le Quartz; y hasta defendí su poco ortodoxo estilo de no-cantar usando una voz sintetizada en sus primeros discos.

Con su música (y concretamente con canciones como esta y como otra llamada Señor, Señora, Señorita); él ha logrado ponerme en contacto con partes de mi propio ser que ni siquiera sabía que existieran… O que no me había planteado atender hasta entonces.

Desde 2013 ha sido colaborador voluntario de ACNUR. Por su labor concienciando sobre la situación de los refugiados y su inspiradora trayectoria; Miyavi es hoy uno de los Goodwill Ambassadors (embajadores de paz y buena voluntad) de las Naciones Unidas, desde noviembre de 2017.

Y ahora hablemos sobre la canción que da título a esta entrada.

Jibun Kakumei se puede traducir a grosso modo como Revolución Propia.

Revolución personal, del yo, de uno mismo… Incluso, y tirando un poco del hilo, podríamos entenderlo como la revolución de la autenticidad.

Para explicar esta canción sólo un poco, imagínate mirándote al espejo. Lo primero que ves es “a ti”. Pero no te gusta tu imagen, no te gusta lo que otros dicen sobre ti, ¡y quieres ser mejor!

“Quiero vencerte para ser libre (de ser yo mismo)”, pensarías sobre ese reflejo. Pero, ¿sabes qué?

siempre estás dentro de ti; ¡y tú siempre serás tú!

Respira profundamente y deja que se vayan todas esas frustraciones y complejos. Deja de intentar ser más guay; o ser algo que no eres por agradar o encajar. Puede que sea difícil, pero al final te darás cuenta de que supiste todo el tiempo quién eras.

Tus gustos y manías, lo que te es agradable y lo que no; tu propia imagen, tus objetivos y sueños; tus experiencias y las cosas que aprendes… Todo eso está únicamente dentro de ti y no de ningún otro.

¡Incluso la imagen en el espejo (y todo lo que proyectas en ella) es como estar mirando a otra persona!

No tienes que hacer como Miyavi y preguntarle al espejo cómo hacer para ser o no ser tú.

La respuesta te la da al final de la canción: espejo, tú eres tú y yo soy yo.

 

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=XudLFGcb2UM]

Por Sergio Melich

Pedagogo por la Universidad Complutense de Madrid. Comunicador y mentor por vocación. Experto en Comunidades Virtuales. Autor de las webs La Vida es Fluir (mi blog) y Comunidad Fluyendo.

Aventurero y Heartist (una persona comprometida a vivir, crear y obrar con cabeza, corazón y conciencia). Escribo sobre el Buen Vivir: autoaprendizaje, estilo de vida, habilidades sociales, relaciones y más. Apoya mis proyectos: https://www.patreon.com/lavidaesfluir

2 respuestas a «Jibun Kakumei -2003-»

Cada dia me alegro mas de haber conocido este site.

Cuantas veces habre sentido frustracion por querer alcanzar mi propia imagen. Años corriendo tras de mí, el mí que otros querían o esperaban o…quizas eso pensaba yo. Finalmente solo tuve que dejar de correr para encontrarlo.

A dia de hoy sigo sintiendo una extraña sensación cuando me miro al espejo. Pienso, ¿quien es ése? ¿Ese soy yo? Sin ningun tipo connotaciones. Me miro a mí mismo con sorpresa, como si acabara de nacer ayer o no conociera los espejos. Estoy mas en contacto conmigo mismo cuando cierro los ojos que mirandome en un cristal.

Pienso…dios mio, este es el medio por el que me comunico al exterior. Y no pienso nada más. Me doy cuenta de cuando me arreglo me miro al espejo con ojos vacíos, sin profundidad. Lanzo esta pregunta a quien quiera responderla..¿creeis que esto es bueno o malo?…no lo hago conscientemente.

Hace poco vivi un par de noches en las que me hablaba a la que vez que me miraba al espejo. Hubo conexión. La verdad no podía parar de reírme. Una sensación, miles de yoes unidos en el mismo punto. Si me dieran a elegir una manera de explicar esta grata sensacion de confluencia…jeje, yo diria que en ese momento me siento protector de mi yo mas joven. Me siento realmente bello, queriendo proteger mi esencia mas pura y cristalina. Un padre cuidando de su yo con 7 años.

Si conocieras la letra de la canción, Sutil…

Lo curioso es que debería buscarla todo aquel que lea esto. Casi estoy por ponerla en el escrito.

Jamás te mires con ojos vacíos. Desnúdate, bucea en tus profundidades. Búscate, encuéntrate, abrázate a ti mismo y regresa a la realidad sin soltarte. Verás el mundo de otra manera.

¡Comentar es sexy! Deja tu aporte. =)